08/17/2018
Internacional

Crisis del agua: de la pasividad a la acción

Por: Felipe Benítez

Director Ejecutivo de Corazón Latino

WASHINGTON, D.C.- “El deshielo de glaciares en todo el mundo parece imparable y seguirá su curso en las próximas décadas”. Así lo señala un estudio del investigador climático de Bremen, el catedrático Ben Marzeion, publicado en la revista Nature Climate Change, quien además indica que la masa glaciar mundial se reducirá a largo plazo en un 36%.

Pero así como los glaciares ceden al calentamiento global, también lo hacen miles de hectáreas que están siendo devoradas por sequías que no dan tregua a poblaciones que han visto cómo en los últimos años, la temperatura promedio ha subido considerablemente, así como también la demanda por el agua.

Y esta situación no es exclusiva de países áridos. La escasez hídrica está causando estragos en Sudáfrica, El Maule (Chile), California (EEUU), entre otros países. En este último existe cerca de un 40% de posibilidades de que la lluvia sea inferior a la media hasta junio, según informó el Centro de Predicción Climática de Estados Unidos. Además, hay poblados que se están quedando sin agua y municipios que llaman a sus ciudadanos a racionar el consumo de este vital recurso.

Sin duda un panorama alarmante, cabe preguntarse ¿qué estamos haciendo para sensibilizar y contribuir a una sociedad más resiliente y consciente de su entorno natural? ¿Estamos realmente proyectando los riesgos asociados a un mal uso del agua y a un cambio climático cada vez más acelerado?

Lo cierto es que hay varios factores que explican la necesidad urgente de cambiar la manera en la que pensamos, consumimos y cuidamos el agua. Guillermo Pickering, presidente de Aguas Andinas Chile, explica que “el cambio climático, la contaminación, el uso ineficiente, el incremento en la demanda de todos los usuarios (y una competencia cada vez más dura entre ellos) son factores que obligan a cambiar la manera de abordar el abastecimiento de agua”. Sobre todo si se tiene en cuenta que la contaminación del agua se agrava con la degradación de los suelos, ríos y lagos.

De ahí que la ONU haga nuevamente un llamado a la acción y a dejar de ser testigos pasivos de un problema que debe ser abordado con urgencia: “Una gota de agua es flexible, una gota de agua es poderosa, una gota de agua es más necesaria que nunca”, destaca la Organización en su página, al tiempo que explica que “el agua es un elemento esencial del desarrollo sostenible.

Los recursos hídricos y la gama de servicios que prestan, juegan un papel clave en la reducción de la pobreza, el crecimiento económico y la sostenibilidad ambiental. El agua propicia el bienestar de la población y el crecimiento inclusivo y tiene un impacto positivo en la vida de miles de millones de personas, al incidir en cuestiones que afectan a la seguridad alimentaria y energética, a la salud humana y al medio ambiente”.

Entonces ¿qué podemos hacer para contribuir a mitigar los daños que la escasez hídrica y el cambio climático están generando? Cabe recordar que un informe del Panel de Alto Nivel sobre el Agua, señaló que un 40% de la población mundial está siendo afectada por la falta de este recurso, con 700 millones de personas en riesgo de ser desplazadas para 2030.

Por lo pronto, los expertos recomiendan promover y adoptar una cultura orientada a la “economía circular”, aquella que según la UNESCO, es “considerada restauradora y regenerativa, que busca reducir los desperdicios y evitar la contaminación por medio de la reutilización y el reciclaje”. Recomendación que la entidad realizó en el VIII Foro Mundial del Agua en Brasilia, al tiempo que emplazó a los países del mundo a “buscar soluciones que simulen procesos naturales para perfeccionar la gestión del agua en el mundo”.

Ayudemos a reducir al mínimo los residuos que van a vertederos y a disminuir cualquier impacto ambiental. Es tarea de todos tomar acción y trabajar en conjunto por una mayor resiliencia para nuestras futuras generaciones.

 

Clic para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Arriba