09/19/2018
Espectáculos

Juegos de damas crueles, en el Cenart

jue

De modo alternado cada una de las hermanas de contrastantes personalidades narra diferentes situaciones del crimen y parece han caído en la locura

Quedan pocos días para ver y disfrutar el montaje escénico Juegos de damas crueles, en el que se relata un crimen familiar. A través de un juego, en el que se avanzan casillas y se tiran dados, las hermanas Ulrika, Leopolda y Juliana desentrañan un asesinato. Ha muerto el padre en manos del hijo, pero el hijo también está muerto, entonces, ¿qué fue lo qué pasó?. La temporada concluye el próximo 10 de junio.

Con la escenificación de esta puesta de Alejandro Tantanian, dirigida por Harif Ovalle, inició el 26 de abril la Temporada Académica 2018 de Exámenes Profesionales de la Escuela Nacional de Arte Teatral (ENAT), en el Foro Antonio López Mancera del Centro Nacional de las Artes (Cenart).

Este 2018 más de 30 actores y 10 escenógrafos, estudiantes del cuarto año de las licenciaturas en Actuación y Escenografía del recinto académico, se graduarán con la presentación de dos puestas escénicas, lo que significa el tránsito de los estudiantes al teatro profesional, comentó Gabriela Pérez Negrete, directora de la ENAT.

En Juego de damas crueles se desentrañan relaciones familiares perversas, se relatan historias eróticas sin censura, el humor negro se hace presente, se habla de incesto y parricidio, y un dinamismo físico grupal sorprende al final.

Las tres hermanas arman un juego, similar a lo que sería el juego de la oca, donde van avanzando y retrocediendo casilleros, durante el juego se refieren a su hermano menor, Enrique, y a su padre, ambos muertos enterrados debajo de unas tablas, en la casa que habitan.

En escena aparecen cuatro personajes de nombre Enrique, identificados por colores –azul, verde, rojo y amarillo-, ellos tienen su propia identidad y a su hermana favorita, con quien juegan, interactúan y hablan sobre aquel día, cuando se fueron al bosque tanto padre e hijo, a sabiendas de que sólo uno regresaría.

De modo alternado, cada una de las hermanas, de contrastantes personalidades, narra diferentes situaciones del crimen, y parece han caído en la locura. Del juego no pueden salirse, a pesar sus intentos siempre fallidos, siguen en el juego que por momentos es tormentoso.

Del montaje llama la atención la escenografía en vertical que los actores suben y bajan con agilidad, simulando los diferentes lugares de la casa, una puerta de la que salen, entran, aparecen y desaparecen los personajes, acompañados de música rítmica y fuerte que acentúa el cierre e inicio de las escenas.

Para el director Harif Ovalle fue un gusto que los alumnos le invitaran a dirigirlos para el montaje que se traduce en su examen final. “Para la obra el equipo creativo que es de primer nivel, hizo arreglos a un texto formidable que dentro de su oscuridad está lleno de luz. Este es un trabajo resultado de un proceso de investigación, nutrido y cobijado por la academia”, expresó el también egresado de la ENAT.

Gabriela Pérez Negrete manifestó que la planta docente de la ENAT se siente  orgullosa de la generación que egresa, la cual considera promete grandes cosas para el teatro mexicano.

La Temporada Académica 2018 de Exámenes Profesionales se complementará con la obra Opción múltiple de Luis Mario Moncada, bajo la dirección de Alejandro Velis.

Juegos de damas crueles ofrecerá funciones gratuitas del 27 de abril al 10 de junio de 2017 en el Foro Antonio López Mancera del Cenart, de miércoles a sábado a las 19:00 horas y los domingos a las 18:00. Obra para mayores de 15 años. Cupo limitado. El Centro Nacional de las Artes se ubica en Río Churubusco 79, esquina Calzada de Tlalpan, colonia Country Club. 

Clic para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Arriba