10/21/2018
Columnas

AMLO, mostró cobardía ante empresarios -No pudo sostener sus groserias y amenazas -Fue sentado en el banquillo de los acusados -El TEPJ y el INE, en manos de gente chafa

Captura de pantalla 2018-06-06 a las 11.04.33 p.m.

A VER, A VER… Durante el gobierno de Adolfo López Mateos, un grupo de 12 empresarios mexicanos decidieron conformar en 1962 un frente para tener interlocución con el sector público.

López Mateos que se había declarado de “atinada izquierda” dio muestras de avanzar en el estatismo en todos los rubros, en especial en el sector eléctrico, marginando al sector privado. El fantasma del socialismo marxista se extendía por América Latina y la iniciativa privada decidió atrincherarse ante el inminente peligro.

El Consejo Mexicano de Hombres de Negocios, que tiempo después cambió por Consejo Mexicano de Negocios, al incorporarse mujeres empresarias, está conformado por 37 multimillonarios que aportan un tercio del Producto Interno Bruto.

Es una organización “discreta más no secreta”, llegó a decir el empresario Antonio del Valle Ruiz, presidente de Mixichem.

Cierto. No hay declaraciones estridentes en sus comunicados públicos ni tampoco choques con los gobiernos en turno. Eso se lo dejan a los dirigentes de las organizaciones empresariales como CCE, COPARMEX, Concanaco, Concamin, Canacintra, etc.

A últimas fechas, varios de sus integrantes del CMN fueron señalados como “minoría rapaz”, “traficantes de influencias” por el candidato presidencial de izquierda, Andrés Manuel López Obrador.

Frente a esa embestida todo el sector empresarial respondió en tiempo y forma. Además de contestar a las acusaciones, pasaron a los hechos al pedirle a sus trabajadores razonar el voto.

El choque escaló hasta que López Obrador gritó: amor y paz.

Andrés, a pesar que no se disculpó por las calumnias vertidas contra los empresarios, el Consejo Mexicano de Negocios lo invitó este martes 5 en el maco de su programa de diálogo con los cuatro candidatos presidenciales, para que diera a conocer en detalle su programa de gobierno… y en particular para que sostuviera en la cara de cada uno de ellos sus temerarias aseveraciones. No lo hizo. Tampoco presentó las pruebas que dijo tener de rapaces. Evadió el tema. Y volvió a repetir “amor y paz”.

Germán Larrea, el poderoso empresario minero le exigió pruebas de sus declaraciones o una disculpa pública. El ambiente fue tenso, no terso, a pesar de las repetidas llamadas al diálogo de Juan Pablo Castañón, dirigente del Consejo Coordinador Empresarial.

López Obrador, a diferencia de José Antonio Meade, fue puesto en el banquillo de los acusados. ¡Qué esperaba!

A pesar que se hizo acompañar por Josefa González Blanco Ortiz Mena, nieta de Antonio Ortiz Mena, impulsor del llamado Desarrollo Estabilizador, tras el rechazo de Guillermo Ortiz y Santiago Levy de “hacerle gordo el caldo”, los empresarios se le fueron a la yugular.

Hubo total rechazo a sus propuestas de control de precios, mayor intervención del Estado en los rubros energéticos, el campo, la industria y en la educación. Y sí, a favor de una mayor apertura acorde con los tiempos de la globalización.

Nos comentan que no pudo convencer a nadie con sus propuestas económicas, políticas y sociales. Al contrario.

Cuando se refirió a su pretendida cancelación de la reforma educativa, le espetaron socarronamente que si llamaría a los revoltosos de la CNTE o de la profesora Elba Esther para hacerse cargo del manejo educativo.

El tema del aeropuerto sacó chispas. Le exigieron pruebas de los casos de corrupción que ha estado denunciando. López Obrador no pudo contestar y se concretó a decir que se revisarían los contratos, en caso de llegar a ganar.

Juan Pablo Castañòn, del CCE, dijo que sobre los señalamientos de “minoría rapaz” y mafia del poder, “sí se le marcó las diferencias que se han tenido, públicas y privadas”.

López Obrador al salir del encuentro de casi 3 horas, con el rostro descompuesto, respondió algunas preguntas de los reporteros, dijo: “….fue una reunión muy productiva, cada quien expuso su visión de Nación”; “…Si ganamos, vamos a tener una relación de cooperación entre el sector privado y el público”.

Todo parece indicar que los empresarios ya decidieron su voto y no es precisamente por el tabasqueño. Veremos, veremos, veremos
APUNTES PARA SU AGENDA.- MIENTRAS tanto extrañamente, el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación validó las candidaturas al Senado de Napoleón Gómez Urrutia y de Miguel Angel Mancera Espinosa. Resulta que el proyecto fue presentado  por las magistradas presidente Janine Otálora y Mónica Soto Fregoso, donde se declara infundadas las impugnaciones presentadas por los partidos Encuentro Social y Revolucionario Institucional. En el caso de Gómez Urrutia, se declara válida su candidatura por Morena ya que acreditó su nacionalidad mexicana, dejando de lado la alegación por su doble nacionalidad. C

on la mayoría de cinco votos, los magistrados votaron a favor de validar ambas candidaturas plurinaminales al Senado de Napoleón Gómez Urrutia y Miguel Ángel Mancera… El Tribunal Electoral, cuya presidente Janine Otalora se ha conducido en forma parcial en sus resoluciones, una vez más hizo caso omiso a las pruebas de la doble nacionalidad de Gómez Urrutia, y la residencia en Canadá por varios años. ¿Habrá habido un cañonazo millonario para los Magistrados del TEPJF?…..Seguiremos informando

unomasmega@gmail.com)

Clic para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Arriba