08/17/2018
Salud y nutrición

Pese a su peligrosidad, la enfermedad de Chagas permanece olvidada en México

chagas

En menos del 50 por ciento de las personas picadas por un triatomino un signo inicial característico puede ser una lesión cutánea o una hinchazón amoratada de un párpado

Una enfermedad olvidada y que forma parte de la lista de las patologias desatendidas, es la enfermedad de Chagas, señaló el doctor Cuitláhuac Ruiz Matus, quien agregó, “en México se conoce desde 1909 y nuestro país es el segundo, solo después de Brasil, con el mayor número de especies con posibilidades de transmitir al parásito responsable del mal en todo el continente americano”.

“Chagas no solo es una enfermedad desatendida en México, sino con mala suerte. Por ejemplo, cuando se tiene todo listo para abordarla en el estado de Veracruz con un programa con serología y detección, de repente se presenta un brote de dengue, y todos los recursos se van al dengue y nuevamente la enfermedad de Chagas queda desatendida.

En nuestro país contamos con 31 especies de triatominos, todos ellos con probabilidades de transmisión del parásito (Trypanozoma cruzi). Chagas es principalmente transmitida por la picadura de triatominos (chinches de trompa cónica o ‘besadoras’ de la familia Reduviidae, orden Hemiptera(chinches), subfamilia Triatominae. Los insectos defecan durante la succión de sangre, y excretan los tripanosomas con sus heces, la infección se produce cuando las heces contaminan conjuntivas, membranas mucosas y heridas en la piel (incluido el sitio de la picadura)”, expuso el director general de Epidemiología de la Secretaría de Salud.
En menos del 50 por ciento de las personas picadas por un triatomino, un signo inicial característico puede ser una lesión cutánea o una hinchazón amoratada de un párpado. Además, pueden presentar fiebre, dolor de cabeza, agrandamiento de ganglios linfáticos, palidez, dolores musculares, dificultad para respirar, hinchazón y dolor abdominal o torácico. Otros modos de transmisión son: transfusional, de madre a hijo en el nacimiento, transplantes de órganos y oral.
Durante la fase crónica, los parásitos permanecen ocultos principalmente en el músculo cardiaco y digestivo. Hasta un 30 por ciento de los pacientes sufren trastornos cardiacos y alrededor de un 10 por ciento presentan alteraciones digestivas (típicamente, agrandamiento del esófago o del colon), neurológicas o mixtas. Con el paso de los años, la infección puede causar muerte súbita por arritmias cardiacas o insuficiencia cardiaca progresiva por destrucción del músculo cardiaco y sus inervaciones, como lo expone el documento de la Organización Mundial de la Salud del 1 de febrero pasado: La enfermedad de Chagas.
Chagas es endémica en 21 países de la región de las Américas; afecta de 6 a 7 millones de personas en el mundo; se ha incrementado la frecuencia de este padecimiento en Europa y en el Pacífico Occidental, principalmente en Australia y Japón. Provoca entre 12 mil y 14 mil muertes al año en la región de las Américas; se calcula una incidencia anual de 56 mil casos en esta región, de los cuales 8 mil son en recién nacidos.
En México, la notificación de casos de enfermedad de Chagas presenta una tendencia ascendente hasta el 2015, año en el cual se presentaron aproximadamente mil 100 casos; después, en 2016, se presentaron mil y en 2017, 900 casos. Durante 2018, se tienen registrados 150 casos hasta la semana epidemiológica número 14”, señaló el doctor Ruíz Matus.
Los estados de la región Sur-Sureste presentan una incidencia alta y moderada de enfermedad de Chagas. En los últimos años se ha incrementado el registro y la notificación de casos debido al fortalecimiento de la comunicación entre personal estatal, de vigilancia epidemiológica y el programa de vectores.
La contribución consistente en canalizar a los pacientes a las áreas de jurisdicción por parte del Centro Nacional de la Transfusión Sanguínea y de los Centros estatales, ha beneficiado el registro de casos probables.
“De los casos nuevos de la enfermedad de Chagas por entidad federativa, para 2017 las mayores tasas del país se registraron en Yucatán (4.0), Oaxaca (2.4) e Hidalgo (2.1). La tasa de incidencia nacional es de 0.7 por cada 100 mil habitantes. En el año actual, las entidades con mayor tasa de incidencia son Yucatán (0.8), Quintana Roo (0.8), así como Nayarit (0.7).
Para 2017, en Guerrero se notifica la tasa de incidencia (0.97) más alta de la enfermedad en su fase aguda. Mientras que en la fase crónica, se registraron casos en casi todos los estados, con excepción de las Baja Californias, Guerrero y Querétaro. Yucatán presenta la tasa más alta (3.96)”, puntualizó el doctor Cuitláhuac Ruíz Matus.
Clic para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Arriba