09/20/2018
Ciencia y tecnología

Monografía del mapa de peligros del Volcán Popocatépetl

volpopo

Se registra un crecimiento demográfico del 6000% en las zonas aledañas al volcán mientras más se acerquen las personas más riesgos y problemas habrá

Por encontrarse activo y estar rodeado de importantes concentraciones urbanas en el Estado de México, Puebla, Morelos, Ciudad de México y Tlaxcala, existe una permanente vigilancia en torno al volcán Popocatepetl, toda vez que es muy importante contar con modelados y simulaciones de su actividad para evitar daños a los habitantes por lava, ceniza y bloques de material incandescente.

 El Instituto de Geofísica de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) cuenta con la Monografía del mapa de peligros del Volcán Popocatépetl, en la que participaron 30 investigadores de dicho instituto y del Centro de Geociencias de la UNAM, quienes incluyeron la información más reciente y actualizada en torno a las zonas de mayor riesgo y peligro.

Se llevó a cabo un análisis a 25 km alrededor del volcán en donde se encuentran habitando 360 mil 161 personas, de las cuales 171 mil son hombres y 188 mil son mujeres, 35 mil de ellos son adultos de la tercera edad y todos habitan 105 mil 305 viviendas, con una infraestructura pública de 131 centros de salud, 850 escuelas, 92 mercados, 61 hoteles, 57 bancos y 25 gasolineras.

Luis Felipe Puente Espinosa, coordinador nacional de Protección Civil de la Secretaría de Gobernación, destacó que “esta población tiene que vivir consciente de la actividad del volcán”. Añadió que con este documento se estudiarán a detalle las zonas donde se está promoviendo la adquisición de terrenos para vivienda pues a futuro esos mismos sitios se pueden convertir en un lugar de riesgo, y en ese sentido, hay una corresponsabilidad entre la sociedad civil, que debe estar informada, y la autoridad.

Ana Lilian Martín del Pozo, especialista en el estudio del Popocatépetl, y coautora de la monografía, comentó que el objetivo del texto es actualizar el mapa de peligros del volcán Popocatépetl pues el riesgo es indiscutible: “Se registra un crecimiento demográfico del 6000% en las zonas aledañas al volcán, mientras más se acerquen las personas más riesgos y problemas habrá”.

El estudio sobre el impacto volcánico está dividido en: Estudios geológicos. Historia geológica y eruptiva. Fenómenos volcánicos y su simulación. Escenarios de peligro volcánico. Mapa de peligros volcánicos. En cada uno de estos apartados Martín del Pozo dio una breve descripción.

En el último de estos capítulos se presentan escenarios hipotéticos basados en modelaciones y simulaciones respecto a erupciones con lava con diferentes densidades y cálculos distintos respecto hacia dónde fluirían los derrames en el futuro, así como modelos con erupciones de mayor, mediana y menor probabilidad.

Se presentan también mapas con otro tipo de material asociado al volcán como los bloques incandescentes que salen con impulso y caen en el área circundante (por su velocidad y peso descienden como proyectiles y pueden ocasionar muertes); así como trayectorias de la dispersión de cenizas que afectan a la salud humana y la aviación. Toda esta información se presenta con el fin de que la población no se exponga.

“Aunque tengamos el conocimiento sobre lo que ocurre en el volcán, es sumamente importante la comunicación entre autoridades, científicos y población para que esto construya una situación de credibilidad que permita una adecuada planeación, prevención y acción eficaces”, destacó la doctora en geología.

Por su parte, Hugo Delgado Granados, director del Instituto de Geofísica de la UNAM, indicó que con los mapas se buscará que las comunidades en riesgo puedan interpretar la información y actúen en consecuencia. “Este tipo de mapas permiten hacer planeación urbana, así sabemos dónde ocurren los fenómenos y su probabilidad, y podemos establecer medidas para habitar o no y de qué tipo deben ser las viviendas”.

Respecto a la pregunta expresa de si la actividad volcánica del Popocatépetl se intensificó con los sismos del 7 y 19 de septiembre de 2017, Delgado Granados expuso que los volcanes se encuentran por donde cruzan fallas sísmicas relevantes, de lo contrario no habría por dónde saliera la lava. “No es casualidad que el Popocatépetl se encuentre ahí, se debe a que hay una intersección de fallas importantes, pero no hay relación directa con los sismos de septiembre”.

El investigador reconoció que sí hubo afectaciones debido a las zonas vulnerables en donde habita la gente, los terrenos afectados fueron barrancas constituidas por material piroclástico, que es muy suave, que con el movimiento del sismo y las lluvias produjo deslaves.

William Lee Alardín, coordinador de la Investigación Científica de la UNAM, celebró que asistieran a la presentación de la Monografía del mapa de peligros del Volcán Popocatépetl autoridades gubernamentales corresponsables de prevenir los desastres. Indicó que estudiar desde el punto de vista de investigación científica, desarrollo tecnológico, elaboración de políticas públicas y prevención es tarea que concierne, entre otros, al Instituto de Geofísica.

“Las exhalaciones de material volcánico y fumarolas son un recordatorio de que debemos  acostumbrarnos al fenómeno y ponerle atención, así como poner sobre la mesa los problemas pero también las soluciones. Los riesgos volcánicos siempre debemos tenerlos presentes”, indicó el integrante de la Academia Mexicana de Ciencias.

La Monografía del mapa de peligros del Volcán Popocatépetl está en línea en la página del instituto, también se puede acudir personalmente y solicitar la publicación.

Clic para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Arriba