09/19/2018
Columnas

Voces sobre la mayoría absoluta

Zakie Smeke

Por Zakie Smeke*

Las cámaras de Diputados y Senadores arrancaron sus labores legislativas con dos polémicas. La primera, una confrontación entre Gerardo Fernández Noroña y Porfirio Muñoz Ledo, ambos de Morena; la segunda, la licencia concedida a Manuel Velasco para volver a Chiapas como gobernador sustituto durante tres meses.

Manuel Velasco consiguió la licencia para separarse del cargo de Coordinador en el Senado por el Partido Verde Ecologista de México (PVEM) y regresar al gobierno de Chiapas. La autorización le había sido negada cinco horas antes. ¿Cómo explicarnos el cambio tan drástico?

Según comentaristas, la solicitud fue avalada por la mayoría de la bancada de Morena. Ricardo Monreal subió al pleno a defender el derecho de un legislador bajo la premisa de “Se está cometiendo un exceso en contra de un legislador.”

Por otra parte, Salvador Camarena,  en su columna  El Senado odia a Chiapas, proporciona información recurriendo a varias fuentes, entre ellas México, ¿cómo vamos? Las cifras y los datos denuncian la catástrofe del paso del huracán Manuel I en Chiapas: crecimiento económico deficiente, sin creación de empleos formales, trabajadores sin prestaciones, dificultades para adquirir la canasta básica.

Con este antecedente, Camarena señaló, “este Senado dominado por Morena, odia a Chiapas. No quiere el bien de los chiapanecos.” Mientras que para Ricardo Monreal, Coordinador del grupo parlamentario de Morena, Velasco tiene el derecho de pedir licencia cuando quiera. ¿polémica, voces y  miradas diversas sobre el tema?

El tema me recordó el libro de John Carlin La sonrisa de Mandela. Ahí, el periodista  señala las cuatro cualidades de Mandela: “integridad, respeto, carisma y empatía”. Con ellas, Mandela conquistaba el corazón de todo aquél que lo conocía. No obstante,  el éxito político que conseguía con base en estos atributos dependía de la racionalidad con la que pensaba.

Estas cuatro cualidades representan el signo de un liderazgo flexible, generoso, humano y comprometido con su gente. En oposición con el liderazgo al estilo de Margaret Thatcher, rígido, exigente y excesivo. La diferencia entre ambos estilos es la actitud hacia los demás y la empatía que implica la escucha, el entender al otro, la apertura.

¿Será que Ricardo Monreal se tomó un momento para pensar en la situación de los chiapanecos y su deseo de que regrese o no Manuel Velasco a Chiapas? O la  decisión  a la que llegó la bancada de Morena se sostuvo sobre el criterio de agradecimiento por los cinco senadores del Partido Verde con quienes logró la mayoría absoluta. ¿Escucha, empatía, oportunismo?

*Doctora en Filosofía Política

Maestría en Periodismo Político

Clic para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Arriba