12/16/2018
Ciencia y tecnología

Con simuladores, estudiantes de la UNAM aprenden a manejar y atender a bovinos

simulunam

Estos fueron creados en el taller con la colaboración de la Facultad de Ingeniería de David Olaf Bernal García ingeniero en robótica y de la veterinaria Alma Delia Sosa López

Estudiantes de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia (FMVZ) aprenden a manejar y atender a los bovinos, sin poner en riesgo la salud e integridad de los animales, mediante el uso de simuladores mecatrónicos completamente desarrollados en la UNAM, informó Juan Ignacio Pérez Espíritu, titular del Taller de Elaboración de Simuladores Mecatrónicos de la FMVZ y responsable de los aparatos, quien precisó que ésta es la única universidad pública en México en utilizar este tipo de equipos.

Hace una década, académicos de la Facultad de Ingeniería iniciaron la elaboración de los primeros equipos para revisar la frecuencia cardíaca y respiratoria de los bovinos, lo que originó el taller, en el que también participa el Centro de Enseñanza, Investigación y Extensión en la Producción Agrosilvopastoril (CEIEPASP) de esta casa de estudios.

Posteriormente, se desarrollaron otros simuladores como el de manejo obstétrico para que los estudiantes pudieran adquirir habilidades encaminadas a conocer y corregir las posiciones que adopta el becerro durante el parto.

En la actualidad cuentan con 10 simuladores que recrean, por ejemplo, el nacimiento de un becerro, la ordeña y exploración de la glándula mamaria, el sondeo para la toma de muestras alimenticias, la toma de muestras sanguíneas, técnicas de sutura, aplicación de medicamentos por diferentes vías, inseminación artificial y cirugías.

simul2

Pérez Espíritu estimó que unos 700 alumnos han aprovechado estos simuladores, creados en el taller con la colaboración de la Facultad de Ingeniería; de David Olaf Bernal García, ingeniero en robótica; y de la veterinaria Alma Delia Sosa López.

Bernal García desarrolló una aplicación interactiva con la que el profesor puede presentar diferentes escenarios, en los que se modifican las constantes fisiológicas para que los alumnos identifiquen diferentes alteraciones y emitan un diagnóstico y su posible resolución.

“Los estudiantes usualmente salen a prácticas de campo, pero el uso de simuladores ha optimizado su aprendizaje para que enfrenten mejor su labor en la realidad. La experiencia adquirida es clave para que resuelvan eficientemente casos clínicos”, remarcó Pérez Espíritu.

Las facultades de Medicina Veterinaria y Zootecnia, y de Ingeniería, cuentan con la patente del simulador de palpación rectal para establecer el ciclo estral de la vaca (agosto del 2017); una más para el modelo de sondeo rumial, y actualmente trabajan en otra para el simulador para cirugía, que permite al estudiante hacer maniobras quirúrgicas en la cavidad abdominal.

El universitario enfatizó que el costo de estos equipos ha sido mucho menor que los que se ofrecen en el mercado, hechos en el extranjero. Los de la UNAM “están pensados para que los estudiantes los manejen sin problemas, y si se dañan, los arreglamos para que en dos días sean funcionales, pues cada alumno debe realizar no una, sino varias prácticas en cada aparato”.

En este momento, los expertos de la UNAM establecen un Centro de Simulación Veterinario, para crear simuladores mecatrónicos de perros, gatos, caballos y cerdos, que tienen alta demanda de servicios en la sociedad.

Fotos: UNAM

Clic para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Arriba