10/20/2018
Cultura

Ballet Folclórico de la Universidad de Guadalajara, ofrece temporada en el Teatro Degollado

baletfolc

Los integrantes del ballet para el dominio de las técnicas de los bailables ensayan de lunes a jueves más de dos horas diarias

GUADALAJARA, JAl.- Del 30 de septiembre al 28 de octubre, en el Teatro Degollado, el Ballet Folclórico de la Universidad de Guadalajara ofrecerá una serie de presentaciones con un espectáculo de dos horas que incluye coreografías de bailables de  Michoacán, Guerrero y Jalisco, además del cuadro de Campeche, estrenado recientemente con gran éxito.

Al respecto, Carlos Ochoa, director artístico del Ballet Folclórico de la Universidad de Guadalajara, informó que serán 120 artistas en escena, entre bailarines, cuatro grupos musicales –un mariachi, un conjunto de cuerdas, de música prehispánica y un conjunto de música guerrerense- y el coro de 34 voces que reafirmarán el prestigio de la institución.

Luego de la presentación en el Palacio de Bellas Artes hace un año, con motivo de la celebración por el 50 aniversario del ballet, se mantiene la producción de la Danza  astral,una representación de las festividades prehispánicas.

La coreografía incluye bailables de la zona lacustre de Michoacán que abarca regiones de la costa, y el centro de Guerrero, que representan la festividad del Día de Muertos, particularmente, en Pátzcuaro y Janitzio.

La Romería y Fandango, basados en la fiesta del 12 de octubre del traslado de la Virgen a Zapopan. De Guerrero: La samba chuchaLas amarillasEl toro rabón y El Arranca Zacate.

Para el montaje de los números desarrolló una investigación documental y de campo que abarcó vestuario y partituras musicales.

La estampa folclórica de Campeche, montada para estreno en julio pasado en el Teatro Degollado, ofrece una serie de cuadros afrocubanos del carnaval y de los bailes mestizos.

El también coreógrafo, diseñador del vestuario y escenógrafo comentó que para ello visitó el Golfo de México y la Península de Yucatán a fin de tener el contexto de los cuadros bailables de El CarnavalEl Sarao y El Palmar.

Carlos Ochoa refirió que contó con la asesoría de Martha y Gloria Montero Romero y Felipe Eduardo Aguilar, integrantes directivos del Gran Ballet Folclórico de Campeche, a fin de imprimir mayor autenticidad.

El vestuario fue de su propia inspiración y confeccionados por Rubén Partida, bailarín de la compañía y egresado de la licenciatura de Diseño de Modas del Centro Universitario de Arte, Arquitectura y Diseño, brindado mayor colorido con el concepto integral.

“Como pintor me gusta que todo armonice con el escenario, la escenografía. Todo lo pienso como un cuadro de pintura. Se escoge el vestuario que se adecue a la escenografía con el colorido y la iluminación”.

Al resaltar la relevancia de mantener vigente el Ballet Folclórico de la Universidad de Guadalajara, dijo que todo es resultado del esfuerzo, la perseverancia y la disciplina, con metas a conservar altos niveles de calidad pese a la renovación de integrantes, los cuales, algunos son estudiantes o egresados, así como personas de la población.

El director del Ballet Folclórico de la Universidad de Guadalajara expuso que el tiempo de montaje de espectáculos nuevos exige de meses o años, depende de su complejidad, de las investigaciones de campo y documental como del montaje de los bailables a diferencia del que se cuenta en repertorio, el cual para su producción es de medio año.

Los integrantes del  ballet, para el dominio de las técnicas de los bailables,  ensayan de lunes a jueves más de dos horas diarias.

Esta compañía comenzó en 1960, cuando varias parejas de baile, bajo la dirección de Emilio Pulido, Melitón Salas y Daniel González Romero, se organizaron para formar un grupo que representara a la Escuela de Artes Plásticas.

Pero no fue hasta 1966 que el entonces rector de la Universidad de Guadalajara, Ignacio Maciel Salcedo, hizo oficial al grupo con el nombre de Ballet Folclórico de la Universidad de Guadalajara. Con el maestro Rafael Zamarripa se establecen las funciones permanentes dominicales en el Teatro Degollado.

Su objetivo, indicó Carlos Ochoa, es rescatar y difundir las tradiciones culturales de México, a través de la danza, el canto y de la música. El Ballet Folclórico de la Universidad de Guadalajara actuará los domingos a las 18:00 horas, en el Teatro Degollado, del 30 de septiembre al 28 de octubre.

Foto: Cortesía  Ballet Folclórico de la Universidad de Guadalajara

Clic para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Arriba