11/13/2018
Mujer

Importante diferenciar el amor de la codependencia, una actitud obsesivo-compulsiva hacia otras personas

laueche

En cierto sentido la persona tiene que ayudar dejando de ayudar

En principio, no hay nada de malo en amar a una persona y decir “haría cualquier cosa por ella”, siempre y cuando no afecte, de ninguna manera, la identidad, los principios, las metas, es decir, lo que es cada persona en esencia, compartió la maestra Laura Echeverría, colaboradora del Programa de Desarrollo de Habilidades Emocionales y Prevención de la Universidad Iberoamericana (IBERO).

¡Ese sí era amor del bueno! ¡El amor todo lo puede! ¡Hay personas que están destinadas a estar juntas! ¡Sin ti me muero!, son algunas de las creencias erróneas que existen alrededor del amor, apuntó Echeverría. En cambio, agregó, las preguntas que debemos hacer son: ¿ese era amor del bueno?, ¿el amor todo lo puede?, ¿hay personas que están destinadas a estar juntas?, ¿conmigo será diferente, lo haré cambiar?

La maestra Echeverría habló acerca de la importancia de diferenciar el amor de la codependencia, una actitud obsesivo-compulsiva hacia el control de otras personas y las relaciones, fruto de la propia inseguridad.

Comportamientos del codependiente:

  • Se hacen cargo de los sentimientos de los demás.
  • Si se les pone un alto lo entienden como “desamor”.
  • Están seguros que su preocupación excesiva por el otro es “amor”.
  • Aumentan su autoestima tratando de resolver los problemas de otros.
  • Buscan aprobación de los demás para determinar qué hacer, decir o sentir.
  • Se concentran en complacer a otra persona.
  • Tienen dificultades para reconocer cosas buenas en su persona.
  • Tienden a juzgar con extrema rigurosidad todo lo que dicen o hacen, en función de los valores de otras personas.
  • Deben sentir que los necesitan para poder establecer relaciones con los demás.

¿Por qué es difícil terminar con una relación codependiente?

  • Hay confusión en el significado de pareja (compañero de vida vs. sentido de la vida).
  • No tienes un plan de vida independiente.
  • Pensar en los problemas del otro te impide voltear a conocerte, saber tus áreas y trabajar en ellas.
  • No conocemos otras formas de relacionarnos.
  • No es sencillo identificar patrones malsanos de codependencia en la familia (dolor, miedo).

¿Cómo atender la codependencia?

Existe diferencia entre apoyar y reparar. El apoyo incluye escucha empática y dar ánimos. Por el contrario, pretender reparar a alguien es entrometerse y resolver problemas de personas que son capaces de resolverlos por sus propios medios, esto podría volver “inútil” a la persona, limitar sus posibilidades de acción y transmitir inseguridad.

Es importante confrontar la realidad de que el codependiente lejos de ayudar ocasiona que la persona dependiente continúe en estado de necesitar ayuda. En cierto sentido, la persona tiene que ayudar “dejando de ayudar”.

Existe una educación que es más bien inconsciente, que pasa a través de canales imperceptibles, que también es de suma importancia. Esta enseñanza es involuntaria, y tiene que ver con asuntos pendientes de los padres que, en la medida en que no los sepan resolver, tenderán a heredarlos a sus hijos (sin poder evitarlo ni quererlo). Por esta razón, es importante buscar espacios de crecimiento personal, tales como, terapia, espiritualidad y meditación.

En la foto: Laura Echeverría

Foto: IBERO

Clic para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Arriba