11/18/2018
Salud y nutrición

Consumo excesivo de carnes rojas y procesadas aumenta posibilidad de desarrollar cáncer

marcarina

Una cantidad adecuada de carne junto con 400 gramos de frutas y verduras alimentos ricos en fibra leguminosas poca azúcar y agua suficiente tendremos una alimentación saludable

La posibilidad de padecer cáncer de colon es mayor entre quienes consumen una cantidad elevada de carnes rojas y procesadas (alrededor de 160 gramos al día), que entre quienes comen alrededor de 20 gramos. Y en el caso de las procesadas, el peligro aumenta hasta 35 por ciento, de acuerdo a estudios multinacionales, señaló María del Carmen Iñárritu Pérez.

La académica de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), explicó que en el caso de las carnes procesadas se usan nitritos para dar color y sabor, y para prevenir la contaminación por bacterias; pero en nuestro organismo esas sustancias se “juntan” con las aminas, formando nitrosaminas, compuestos que pueden ser cancerígenos.

Dijo que, aunque las carnes en general son un alimento con alto valor nutritivo por su contenido de proteína de buena calidad, minerales y vitamina A, no es recomendable su consumo excesivo, pues también se ha asociado a enfermedades cardiovasculares.

Las rojas, recomendó, deben comerse sólo una o dos veces por semana y no exceder los 300 gramos en ese lapso; y debe evitarse el tocino, salchichas, jamón y salami, entre otros. En ese sentido, subrayó la importancia de no alimentar a los niños con muchos embutidos y preferir pollo y pescado, o res en cantidades moderadas, junto con frutas y verduras.

A diferencia de las carnes blancas (pollo, pavo, pescado), las rojas contienen más mioglobina –que les proporciona el pigmento rojo oscuro–, asociada a cáncer colorrectal; lo mismo ocurre con las procesadas.

No obstante, aclaró, si son parte de un patrón alimentario y se comen en cantidades moderadas, “podemos tener buena salud”.

La universitaria resaltó que la cocción también es relevante. Todos los alimentos de origen animal deben estar bien cocidos para evitar enfermedades como salmonella. De igual forma, advirtió que la preparación al carbón, a la parrilla, rostizados, quemados por fuera y medio crudos por dentro, contribuye a formar compuestos que en el organismo podrían generar ciertos padecimientos.

Además de optar por carnes blancas, preferentemente pescado (con mayores beneficios por sus ácidos grasos omega 3, vitaminas, proteínas y pocas grasas saturadas), otros sustitutos son las leguminosas combinadas con cereales, sin dejar de lado las nueces y semillas. “La vitamina B12 sólo se encuentra en productos de origen animal, pero se puede tomar un suplemento”.

Los insectos también entran en la lista de alternativas: son parte de la cultura mexicana y ricos en proteínas y grasas.

Una dieta ideal, concluyó, es la que incluye una mayor cantidad de frutas y verduras, cereales integrales y leguminosas, y menos alimentos de origen animal y bajos en grasa.

“Es importante evitar refrescos, pastelillos y comidas rápidas. Si optamos por una cantidad adecuada de carne, junto con 400 gramos de frutas y verduras, alimentos ricos en fibra, leguminosas, poca azúcar y agua suficiente, tendremos una alimentación saludable”.

En la foto: María del Carmen Iñárritu Pérez

Foto: UNAM

Clic para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Arriba