12/14/2018
Columnas

Merlí, el filósofo de Netflix

WhatsApp Image 2018-09-06 at 9.16.25 PM

*Por Zakie Smeke

Fernando Savater, en su columna de EL PAÍS (16/noviembre/2018), escribe y  celebra junto con los parlamentarios y la gente de la calle el retorno de la filosofía a las aulas del bachillerato en España. El filósofo se sorprende de las simpatías con las que cuenta esta honorable tradición que fomenta la reflexión con base en las preguntas, el dialogo y los debates, en nuestro acelerado mundo actual. Para los filósofos es importante preguntar y, la noticia, por suerte, nos motiva a cuestionarnos sobre cómo se difunde esta materia en la plataforma internacional de Netflix. La serie se estrenó en TV3 en septiembre de 2015 y llegó a Netflix en todo el mundo a comienzos de enero de 2017, con 40 capítulos divididos en 3 temporadas a 50 minutos por capítulo.

Merlí puede ser el próximo éxito internacional, después de  “La Casa de Papel”, en la plataforma de Netflix, por su nivel de audiencia internacional. Por ejemplo, en Argentina ha llegado a verse como serie emblema de las protestas del profesorado.

El último capítulo de la ficción reunió a 620.000 espectadores en la televisión pública catalana, lo que equivale a un share del 22,2 por ciento. La tercera temporada ha reunido a 513.000 espectadores y una cuota de pantalla del 17,5 por ciento. El último capítulo consiguió más de 23.700 usuarios en directo a través de la web de TV3. La serie acumula 10,2 millones de reproducciones online desde 2015.

La obra de Héctor Lozano ha capturado a las  audiencias, con la presencia de la filosofía y la explicación de una parte del pensamiento de un filósofo en cada capítulo de la serie. El polémico profesor procura mejorar la vida de los alumnos.

Merlí es interpretado por Francesc Orella, un hombre de cincuenta años, divorciado, de repente descarado e incluso maleducado que lleva un tiempo en paro. El personaje  es atractivo, controvertido, polémico, contestatario, empático, pero, sobretodo, logra establecer una relación muy cercana con sus “peripatéticos”. Con sus razonamientos y argumentos logra entusiasmarlos para que se pregunten sobre los temas esenciales que atraviesan la existencia como son: la muerte, la sociedad, las relaciones, el poder, la convivencia, es decir, sobre el sentido de las cosas.

Los adolescentes llegan a cuestionar ¿Por qué seguir la vocación profesional del padre si se prefiere elegir otro rumbo? ¿Cómo manejar la relación con una madre  sobre protectora? ¿Se puede viajar solo sin decirle a la pareja?

La serie recorre los temas actuales que causan preocupación a los jóvenes sin prejuicios y cuestiona los convencionalismos. A los espectadores los invita a ser críticos y a opinar para crear espacios de libertad de acción.

Cada capítulo comienza con la música de El vuelo del Moscardón, de Nikolai Rimsky-Korsakov, quien fue un músico y militar quien tuvo entre sus pupilos a uno de los grandes compositores del siglo XX: Ígor Stravinsky.

Considero que el éxito de la serie consiste en que además de divertirnos nos hace reflexionar porque recupera las enseñanzas de los grandes maestros del campo de la Filosofía para actuar sobre nuestras propias vidas y prepararnos para asumir las contradicciones y luchar contra la adversidad.

Savater afirma: “En su tarea, la filosofía es poco útil porque no enseña a pensar lo que hacemos, (todos pensamos en cómo realizar nuestra tarea: el carpintero piensa cómo hacer una mesa, el maestro cómo dar una clase, incluso el asaltante piensa en cómo asaltar), sino en el cómo entender nuestra actividad. Es decir, la filosofía enseña la forma cómo nos pensamos en lo individual, en lo social y lo político, como seres humanos. La materia desarrolla las habilidades de los alumno para reflexionar, preguntar, argumentar, escuchar, confrontar, compartir, escribir, entre otras habilidades que complementan cualquier actividad tecnológica y científica.

La serie se refiere, también, a la forma en cómo se plantea la educación en las nuevas generaciones lo que nos lleva a preguntarnos ¿Por qué es importante la enseñanza de la filosofía a inicios del siglo XXI en las aulas de los bachilleratos? ¿Puede una serie motivar a la audiencia a interesarse en temas filosóficos? ¿Y, cuál es el estatus de la filosofía en México?

Me permito recomendar las siguientes páginas para quienes tengan interés en el tema : http://dcsh.izt.uam.mx/cen_doc/cefilibe/ y file:///Users/zakiesmeke/Desktop/Exposicion_Filosofos.pdf

  • Doctora en Filosofía Política
  • Maestra en Periodismo Político
  • Psicoanalista

 

Clic para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Arriba