01/23/2019
Metropoli

Para atender a adultos mayores, la IBERO abrió una clínica

mirlop

Queremos ser un centro líder en enseñanza e investigación que impacte favorablemente en la salud y calidad de vida de las personas

En su campus en Ciudad de México, la Universidad Iberoamericana (IBERO), a través del Departamento de salud, instaló la Clínica de Evaluación Funcional y Nutricional del Adulto Mayor para atender, evaluar, diagnosticar y desarrollar estrategias preventivas para personas mayores de 60 años.

En este espacio universitario, los pacientes reciben una evaluación geriátrica integral y planes específicos para mejorar la calidad de vida.

En México, los recursos humanos especializados en geriatría son insuficientes, a pesar de que el Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018 establece la necesidad de atender a esta población, recordó la maestra Miriam López Teros, coordinadora de la Clínica, quien añadió que así como la esperanza de vida de las personas de la tercera edad se ha incrementado, las enfermedades crónicas, la discapacidad y los síndromes geriátricos (fragilidad y dependencia) también han ido en aumento.

Frente a este panorama, la Clínica de Evaluación Funcional y Nutricional del Adulto Mayor de la IBERO nació para promover un envejecimiento saludable, a través de la generación de investigaciones pertinentes y con la formación de personal especializado que contribuya de manera oportuna y ética en la atención a este sector de la población, así como en la elaboración de políticas públicas enfocadas en ella.

“Queremos ser un centro líder en enseñanza e investigación, que impacte favorablemente en la salud y calidad de vida de las personas. Así como contar con un reconocimiento nacional e internacional”, dijo la también académica durante la inauguración del espacio ubicado en el Anexo F, segundo piso, de la IBERO.

img_5808

Quienes acudan a esta unidad médica recibirán una valoración médica en donde se determinará si la persona presenta deterioro cognitivo, agudeza visual o auditiva, así como alguna enfermedad crónica. También se les medirá la glucosa, la saturación de oxígeno y la presión arterial.

img_5779

“Se hará especial énfasis en la nutrición y en la funcionalidad. Serán parte de una evaluación clínica-nutriológica completa para determinar los patrones dietarios que tiene la persona, su composición corporal, medición de masa ósea y grasa, músculo y agua”, explicó.

Después de hacer evaluaciones sobre desempeño físico, fuerza muscular y balance, se desarrollarán estrategias de prevención, así como intervenciones especificas centradas en la persona, considerando lo médico, lo nutricional, lo psicológico y el contexto social en el que vive la persona.

El investigador del Instituto Nacional de Geriatría, doctor Óscar Rosas, dijo que al menos el 30% de la población de adultos mayores padecen dos enfermedades crónicas, situación que en el corto o mediano plazo impacta en el bolsillo, ya que los recursos económicos necesarios son altos.

Añadió que las enfermedades que más afectan a este sector son las crónico-degenerativas, entre ellas, las cardiovasculares, infarto agudo al miocardio, hipertensión, obesidad, diabetes e insuficiencia cardiaca.

También, la osteoartritis, pues hasta el 50% de esta población la padece; mientras que el 30% sufren de depresión y ansiedad. Las demencias ocupan un 10% y se da, sobre todo, en personas mayores de 50 años. Este último tópico tiene un alto impacto en las relaciones de vida, pues el afectado se vuelve totalmente dependiente.

“Falta fortalecer el sistema de salud en México, tanto para la población en general como para los adultos mayores, quienes en gran porcentaje asisten a clínicas donde no hay servicios para brindarles una atención especializada”, explicó el especialista, quien explicó que en el país sólo hay 550 geriatras certificados para una población de 13 millones de adultos mayores.

Para conocer la Clínica:

  • Facilitará una evaluación temprana y el desarrollo de estrategias preventivas a través de una evaluación geriátrica integral, con énfasis en el estado funcional del adulto mayor.
  • Fortalecerá una de las líneas de investigación que tiene el Departamento de Salud: la epidemiológica en gerontología, cuyo propósito es generar conocimiento sobre la prevención, diagnóstico y atención de los problemas prioritarios en la salud, asociados al envejecimiento humano y de esa manera contribuir a mejorar la calidad de vida de este grupo poblacional.
  • Trabajará proyectos colaborativos con el Instituto de Investigaciones para el Desarrollo con Equidad y el Departamento de Salud de la IBERO; así como con el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) y el Instituto Nacional de Geriatría (INGer). El objetivo es generar conocimientos en diversas regiones de la República.
  • Documentar el papel de la nutrición y la actividad física en la composición corporal y la funcionalidad del adulto mayor.

Cuenta con tres áreas:

  • Evaluación clínica y nutricia. En donde se realizará la historia clínica nutricia del paciente, así como pruebas para detectar síndromes geriátricos.
  • Funcionalidad y desempeño físico. Se realizan pruebas de fuerza y potencia muscular, equilibrio y riesgo de caídas. Análisis cualitativo y cuantitativo de la marcha. Servirá para entrenamiento y rehabilitación muscular.
  • Composición corporal y antropometría. A través de equipos de alta tecnología se medirá masa ósea, masa muscular, masa grasa, agua corporal y agua corporal total.
  • En la foto: Miriam López Teros
  • Fotos: IBERO
Clic para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Arriba