03/19/2019
Salud y nutrición

Uveítis, inflamación ocular que puede causar ceguera permanente

El síndrome de ojo seco aparece por la disminución de la producción de lágrimas o de su excesiva evaporación, y sus síntomas son dolor, enrojecimiento, sensación de cuerpo extraño y comezón.

Las causas pueden estar asociadas a enfermedades reumatológicas o infecciosas por lo que es importante acudir con el especialista para que sea él quien determine el tratamiento más adecuado

La uveítis es una inflamación ocular que afecta específicamente al área del ojo conocida como úvea (de ahí su nombre) la cual, cuando no es tratada oportunamente, ocasiona daños en la visión y, en algunos casos, ceguera permanente, alertaron especialistas en salud visual, luego de realizar la “Primera Encuesta en Pacientes Mexicanos con Uveítis”.

“Los resultados de esta encuesta representan las voces de aquellos pacientes mexicanos que en su día a día se enfrentan a la uveítis. Dentro de los hallazgos, pudimos confirmar que este padecimiento afecta con más frecuencia a mujeres de entre 36 y 45 años de edad, la mayoría con hijos” alertó la doctora Luz Elena Concha del Río, jefa de la Clínica de Enfermedades Inflamatorias Oculares de la Asociación para Evitar la Ceguera en México (APEC), I.A.P., quien detalló que dicho ejercicio se realizó con el objetivo de conocer el impacto psicosocial y económico que sufren los pacientes diagnosticados con uveítis en México.

Por su parte, la doctora Rashel Cheja, médico adscrito a la Clínica de Enfermedades Inflamatorias Oculares de la Asociación para evitar la Ceguera en México (APEC), I.A.P., explicó que la uveítis es una inflamación ocular que afecta específicamente al área del ojo conocida como úvea que cuando no es tratada oportunamente, ocasiona daños en la visión y en algunos casos ceguera permanente.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), la cifra estimada de personas con discapacidad visual es de 253 millones; esto es, 36 millones con ceguera y 217 millones con discapacidad moderada a grave, donde la uveítis no infecciosa es la quinta causa de pérdida de la visión en pacientes.

Sobre las causas de esta enfermedad, la doctora Cheja detalló que pueden estar asociadas a enfermedades reumatológicas o infecciosas, por lo que es importante acudir con el especialista para que sea él quien determine el tratamiento más adecuado ya que, si la enfermedad no es tratada oportunamente, pueden desarrollarse cataratas, edema macular cistoide (acumulación de líquido en la retina) o glaucoma y, en consecuencia, perder la visión.

En su oportunidad, Laura Romero, directora de Atención a Clientes de IPSOS –empresa que corrió la encuesta–, destacó la labor que realiza la APEC y su interés por mejorar la calidad de vida de los pacientes que viven con uveítis.

“Entre los hallazgos, confirmamos que la uveítis tiene un impacto importante en la calidad de vida del paciente, toda vez que encontramos que la mayoría considera que la enfermedad definitivamente ha afectado su vida diaria y, quienes cuentan con un trabajo estable, se ausentan en promedio dos semanas al año, tanto por consultas médicas como por hospitalización, pero además se evidenciaron problemas emocionales y de movilidad, como los que más impactan en su calidad de vida”, comentó.

Agregó que los pacientes pasan en promedio un año en espera de un diagnóstico certero, periodo en el cual visitan aproximadamente a 4 médicos de 2 especialidades distintas y, si bien la mayoría de los pacientes son atendidos en el sector público, existen varios que no cuentan con seguridad social, quienes en promedio desembolsan entre mil y 5 mil pesos mensuales para atender su enfermedad, principalmente por gasto en medicamentos y transporte.

Romero señaló que la mayoría de los pacientes están bajo tratamiento de esteroides o inmunosupresores y que solamente un 7% se encuentran bajo tratamiento con terapias biológicas, con el objetivo de llegar al control de la enfermedad a largo plazo. Entre las principales molestias que describieron los pacientes encuestados se encuentran: pérdida de visión, dolor, inflamación ocular y dolor de cabeza. Asimismo, buscan controlar la inflamación y mejorar la calidad de vida.

Ante esta situación, la oftalmóloga Concha del Río hizo un llamado a la población a informarse sobre la enfermedad y a acudir al especialista por un diagnóstico certero. “El diagnóstico y tratamiento son clave para que el paciente conserve la visión, por ello debemos prestar especial atención a los primeros signos de la uveítis y acudir con el especialista de manera inmediata”.

 Foto: Archivo

Clic para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Arriba