07/19/2019
Metropoli

La cobardía materializada en taxistas, en bola golpean a conductor de Uber

cobardes

Las autoridades no deben ceder a sus chantajes y mucho menos con estos métodos

Solo gente irracional puede apoyar a los taxistas en su “lucha”. La mayoría de los prestadores de este servicio no solo son groseros, rateros, sucios, violentos, sino también envidiosos y en lugar de mejorar el trabajo que realizan se han dedicado a atacar a los que trabajan por aplicación, como Uber y Cabify, entre otros.

Dice el adagio popular que “el sol sale para todos”, pero estos envidiosos quieren seguir monopolizando el servicio a pesar de que son pésimos servidores. Hay algunos que son unas bestias a las que desde hace mucho tiempo se les debió cancelar la concesión, no solo por las pésimas condiciones en las que prestan el servicio, sino por el peligro en que constantemente ponen a sus pasajeros.

Este lunes, cientos de taxistas se manifestaron en el Zócalo de la Ciudad de México, para presentar diversas exigencias a las autoridades encabezadas por Claudia Sheinbaum, la principal, que prohíban el servicio a Uber y Cabify, entre otras, pero llegaron a manifestarse, como es su costumbre, haciendo alarde de violencia y abusos.

Un grupo de estos pésimos taxistas, que se manifestaban sobre la calzada Insurgentes Norte, agredieron violentamente, en bola como los cobardes que son, a un chófer de Uber que acudía a recoger un pasajero, lo corretearon y lo bajaron de su auto para lincharlo. Se informó que el chófer agredido está sumamente grave.

Los cobardes, mal llamados trabajadores del volante, golpearon brutalmente a un hombre que estaba solo, mientras los montoneros lo sacaron del vehículo, lo corretearon, lo derribaron y le tiraron de patadas. A pesar de que los policías llegaron, un poco tarde como siempre, estas bestias aprovechaban cualquier hueco entre los uniformados y el hombre golpeado, para seguir pateándolo.

Los ridículos montaron en dos cruces de madera a dos de sus compañeros, llenaron la plancha del Zócalo capitalino con sus unidades, cerraron diversas vialidades provocando severo caos en toda la ciudad, mientras sus líderes negocian con las autoridades, porque en la Cuarta Transformación, la justicia no se cumple, se negocia.

Las autoridades no deben ceder a sus chantajes y mucho menos con estos “métodos”. Deben obligarlos a mejorar el servicio, las unidades, a bañarse, a consultar al pasajero si la música que ponen es de su agrado, a respetar los límtes de velocidad, los señalamientos, y no fumar dentro del vehículo.

Videos y foto: Especial

 

Clic para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Arriba