09/20/2019
Columnas

Otelo,¡Un poema ilimitado!

WhatsApp Image 2018-09-06 at 9.16.25 PM

¡A la escucha!

*Por Zakie Smeke

¡A la escucha!

 

Con una asistencia completa y un público melómano, la Ópera Otello, (julio, 2019) con música de Giuseppe Verdi (1813-1901) con base en la obra de William Shakespeare (1564-1616) ( La tragedia de Otelo, el moro de Venecia) se presentó en el Palacio de Bellas Artes. Otelo es una de las grandes tragedias de Shakespeare; las interpretaciones sobre ella son múltiples.

La historia comienza con las declaraciones de odio y resentimiento de Yago hacia Otelo porque no obtuvo de él, el ascenso a capitán que anhelaba. La consecuencia es que el amor, la admiración y el aprecio que Yago sentía por Otelo como guerrero se transformó en odio y deseo de venganza. El odio de Yago se sostiene sobre el obstáculo que Otelo representó para él y que le impidó el avance de su carrera y de su poder militar en favor de Cassio.

En términos actuales, Yago se transforma en el artesano de la desinformación , el rumor y de la mentira contra Otelo y su entorno. Désdemona, en especial, se convierte en el campo de batalla de Yago.

Yago comineza a generar los celos en Otelo a partir de embaucarlo en que Desdemona le era infiel con Cassio. “Le sirvo para tomar sobre el mi desquite. No todos podemos ser amos, ni todos los amos están fielmente servidos.”

El arte de Yago para urdir e imaginar su venganza es construir una narrativa creíble para Otelo sobre la relación entre Désdemona y Cassio. De esas narrativas tan poderosas y mitómanas como algunas que hoy escuchamos.

Pero frente a los relatos de Yago, Shakespeare nos aporta un resquicio de lucidez en Otelo cuando le requiere a Yago una prueba de la traición de Desdemona con Cassio.

En ese momento, astutamente, a Yago se le ocurre que el pañuelo de Désdemona será la prueba que demanda Otelo y que él logra obtener de las manos de su esposa Emilia.

Así, el pañuelo se convierte en la prueba de verdad de la narrativa de Yago. Aparentemente, el pañuelo le dará a Yago la prueba de verdad solicitada por Otelo, pero al mismo tiempo le abre un flanco débil y lo hace vulnerable.

Con la prueba del pañuelo, la historia de la traición de Désdemona hacia su esposo adquiere la veracidad necesaria que nos conduce al desenlace de la tragedia.

Otelo llega a la habitación llega de Désdemona y la asesina en público.

Cuando Emilia ve muierta a Désdemona grita asesino. Otelo, en su defensa, hace referencia al pañuelo para justificar su crimen. En ese trágico momento, se descubre la verdad de la historia del pañuelo en la voz de Emilia. Yago sale corriendo herido y Otelo se da muerte.

Retomo algunos elementos de la la lectura de Harold Bloom ( Shakespeare, La invención de lo humano, Norma, 2008) sobre esta tragedia.

Para Bloom, el personaje de Yago es el héroe de la historia. Es quien lleva a cabo la venganza en contra de Otelo. Fue relegado de su posible promoción a capitán y Cassio se convirtió en el lugarteniente del moro.Tal situación provocó el odio de Yago hacia Otelo y su deseo de destruirlo. “Shakespeare sabía que el amor al poder es otro nombre del amor a la maldad y es natural a los hombres.”

Con base en su odio y deseo de venganza, el oficial marginado se convierte en el poeta de los bravucones callejeros, de las puñaladas en la sombra, la desinformación y el enemigo de Otelo.

Para Bloom, la opiniones de Yago sobre la guerra, la voluntad y la estética inauguran nuestra pragmática del entendimiento de lo humano en sintonía con la concepción del sujeto freudiano confrontado por la vía del síntoma, con lo real, lo no sabido, y con la división subjetiva. “Nos parecemos más a Yago que a Otelo.”

Según Bloom, no podemos llegar a una valoración justa de Otelo si subvaloramos a Yago, quien sería bastante destructivo si saltara del teatro a nuestras vidas. Así la tragedia de Otelo se trasnforma en la obra teatral de Yago.

¿Pero no es Otelo el gran personaje que nos ilustra el fenómeno de los celos?

Otelo el gran guerrero, pero al mismo tiempo es un personaje desamparado, sin sentido del humor, literal, no cuenta con ninguna resistencia frente a Yago.

Sigmund Freud en su ensayo sobre El mecanismo neurótico en los celos, la paranoia y la homosexualidad, distingue tres niveles de celos. Los normales compuestos por el duelo y el dolor de ver perdido al objeto de amor. Los proyectados que provienen de la propia infedilidad practicada o reprimida. Y, el deliro de celos con su patología correspondiente. No obstante, el psicoanálisis se refiere al caso por caso y a la historización del sujeto. Es decir, los tres niveles son solo una consideración teórica y en la clínica pueden presentarse todos ellos.

Para concluir, gracias al Palacio de Bellas Artes, a la Orquesta y Coro del Palacio de Bellas Artes, a Pro-Opera A.C. y a todos los involucrados en la realización de este evento. Nos permitió disfrutar de la ópera, con la voces de Lorenzo de Caro, Elizabeth Caballero, Giuseppe Altomare y otros artistas con la música de Giusepe Verdi. La respuesta y entusiamo del público mexicano se deja ver y sentir con una sala llena de admiración y aplausos.

 

 

Cultura…. La Secretaría de Cultura de la Ciudad de México lamentó en su cuenta oficial de Twitter “el sensible fallecimiento del cronista, tepiteño y gloria de las letras mexicanas, Armando Ramírez”. https://www.elfinanciero.com.mx/culturas/muere-el-escritor-mexicano-armando-ramirez-autor-de-chin-chin-el-teporocho

 

 

Clic para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Arriba