12/14/2019
Ciencia y tecnología

Hace 100 años era prácticamente imposible observar un agujero negro

agujero_negro_0

Y cómo hacerlo si en primer lugar son oscuros y en segundo muy pequeños para observarlos a gran distancia

Hasta hace cien años, se creía que los agujeros negros eran una peculiaridad matemática porque los astrónomos nunca habían observado uno; y cómo hacerlo, si en primer lugar son oscuros y, en segundo, muy pequeños para observarlos a gran distancia.

Situado a 55 millones de años luz de la Tierra, el agujero negro en la galaxia Messier 87 tiene una masa equivalente a la de 6 mil soles como el nuestro, así que para detectar su diámetro, o lo que los científicos denominan horizonte de eventos, se requiere de un telescopio tan grande como el planeta mismo, con un diámetro de 13 kilómetros.

«Para observar este agujero negro, necesitábamos un telescopio que nos permitiera encontrar una pelota de golf en la superficie de la luna», comentó David Huges, director del Gran Telescopio Milimétrico (GTM).

En la misión denominada Event Horizont Telescope participaron al menos 200 científicos alrededor del mundo, entre ellos varios mexicanos; casi una decena de institutos de 20 países, entre ellos el nuestro, y 8 telescopios que dirigieron sus antenas al corazón de la galaxia para recabar los datos suficientes. Tras dos años de análisis por fin, el pasado 10 de abril, los participantes del proyecto publicaron la primera imagen de la sombra del agujero negro.

«Utilizamos ocho telescopios y pudimos sintetizar un telescopio del tamaño de la Tierra. Con esto confirmamos la existencia de las singularidades y la teoría general de la relatividad», dijo Huges. La siguiente misión de este telescopio virtual será observar el agujero negro que está en medio de nuestra galaxia.

Divulgación de la ciencia ¿Para qué?

Compartir conocimiento científico con el público en general es una estrategia para fortalecer la cultura científica de las personas, de acuerdo con David Green, maestro en ciencias, todo el mundo debe disponer de ciertos conocimientos científicos porque eso les permite construir el pensamiento crítico y tomar mejores decisiones en la vida.

Pint of science es un esfuerzo para acercar a las personas a la ciencia. Normalmente las personas piensan que la ciencia es aburrida, y este tipo de ambiente rompe con esta idea. Karla Ávalos relató: «conocí el evento en Reino Unido, cuando estudié mi maestría en Energías Renovables, ahora en México, he asistido al Pint of science. Los ponentes son muy amigables, te hacen ver su profesión y los temas los explican mediante dinámicas que te maravillan. Todas los que asistimos somos personas con estudios universitarios; invité a un amigo que no se interesa por la ciencia, y la experiencia le pareció divertida e interesante».

David Huges comentó: «estos eventos son necesarios para conectar a los científicos con el público y permiten justificarla inversión en la ciencia. Para mí, es importante porque me permite recordar por qué estoy en la ciencia, y también poder compartir temas de la física, la astrofísica, la astronomía y la naturaleza del universo con el público. Es lamentable que solo fueron tres días, espero que podamos buscar otros encuentros y conseguir financiamiento para poder conectar con más gente», dijo.

Foto: Archivo (Ilustrativa)

Clic para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Arriba