10/20/2019
México

Hay un número desconocido de fosas clandestinas, de cuerpos y de restos no identificados

davidferrectoribero

Para los perpetradores de la inhumación clandestina las fosas están para ser encontradas porque cumplen con la función de demostrar la precarización y la vulnerabilidad de las vidas humanas

El fenómeno de inhumación clandestina de personas persiste y acumula casos de forma alarmante. Muestra la realidad que se ha podido documentar “pero reconocemos y subrayamos que hay un número todavía desconocido de fosas clandestinas, con un número igualmente desconocido de cuerpos y restos no identificados”, señaló el maestro David Fernández Dávalos, S.J. Rector de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México (IBERO).

Destacó que la IBERO Ciudad de México-Tijuana, quiere poner en el centro de la discusión pública que el de las fosas clandestinas es un tema que, más allá de las cifras, es uno de seres humanos a quienes se les ha negado la identidad. Pero, “no solo me refiero a las personas que fueron inhumadas con total impunidad, y posiblemente en algunos casos con anuencia o participación de autoridades; también me refiero a las familias de esas personas”.

Dijo que, frente a esta realidad, existe la imperiosa necesidad de poner en marcha y de fortalecer los diferente instrumentos establecidos en la Ley General en Materia de Desaparición Forzada, Desaparición Cometida por Particulares y del Sistema Nacional de Búsqueda, especialmente los orientados a la búsqueda de personas. Más no solo en cuanto a búsqueda de fosas se refiere, sino también bajo la presunción de vida, que es uno de los principales rectores establecidos por el Comité de las Naciones Unidas contras las Desapariciones Forzadas.

Agregó que, paralelamente se deben implementar todas las medidas necesarias para atender la emergencia forense que se enfrenta. Ello incluye, por una parte, lograr la identificación de las personas que se encuentran en las fosas y en servicios médicos forenses, y garantizar una digna devolución de los cuerpos a sus familiares; y por otra, construir y nivelar las capacidades institucionales en los servicios periciales y forenses de todo el país.

El Rector comentó que espera que el informe Violencia y Terror: Hallazgos sobre Fosas Clandestinas en México 2006-2017, que en fecha reciente presente su segundo volumen, sirva de insumo para el diseño del Programa Nacional de Exhumaciones, a cargo de la Fiscalía General de la República; y para el diseño de estrategias de prevención de la desaparición, “que hasta ahora vemos ausentes”.

 

En tanto que, en el marco de los compromisos asumidos por el Poder Ejecutivo durante la ceremonia de reinstalación del Sistema Nacional de Búsqueda (24 de marzo de 2019), el Rector hizo un llamado “para que todas las instituciones de gobierno involucradas en la implementación de la Ley General (en Materia de Desaparición Forzada) asuman con seriedad sus obligaciones para con la búsqueda de las personas desaparecidas, incluyendo la disposición de los recursos económicos necesarios para ese fin”.

El maestro David Fernández recordó que en junio de 2017, el Programa de Derechos Humanos de la IBERO Ciudad de México, junto con la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos, presentaron el informe Violencia y Terror. Hallazgos sobre Fosas Clandestinas en México 2009-2014, que fue el primer ejercicio universitario orientado a comprender el fenómeno de la inhumación clandestina en el contexto de desaparición de personas en México.

Dicho trabajo concluyó que el fenómeno de la inhumación clandestina no era algo aislado, azaroso o circunstancial; sino que en realidad se trata de un hecho recurrente y extendido, con hallazgos de fosas de manera constante en la mayor parte del territorio nacional.

En ese entonces, hace dos años, se presentó como hipótesis que, para los perpetradores de la inhumación clandestina, las fosas están para ser encontradas; porque cumplen con la función de demostrar la precarización y la vulnerabilidad de las vidas humanas, y para hacer alarde de la impunidad a partir de la cual pueden continuar con esta práctica.

En la nueva edición del informe: se amplió el periodo de tiempo analizado; se actualizaron los datos; se presentaron mapas hemerográficos para poder visualizar los resultados, gracias a la participación de la Cátedra de Investigación Dinámicas Territoriales y Bienestar de la IBERO; y con la incorporación de Artículo 19 a este proyecto, se incluyó un capítulo nuevo sobre las dificultades y los obstáculos asociados para acceder a la información sobre fosas clandestinas que se encuentra o debería encontrarse en los archivos de las fiscalías de todo el país.

Aquí el estudio completo:

‘Violencia y terror. Hallazgos sobre fosas clandestinas en México 2006-2017’

En la foto: David Fernández Dávalos, Rector de la IBERO

Foto: IBERO

Clic para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Arriba