10/21/2019
Salud y nutrición

Si no se atienden las torceduras, pueden causar problemas a largo plazo

torceduras

A veces nuestras articulaciones duelen y están tratando de decirnos que debemos parar y el problema no se resuelve con antiinflamatorios

Si no se atienden las torceduras, pueden causar problemas a largo plazo. Sufrir una torcedura, esguince o cualquier lesión ortopédica, es más común de lo que la gente piensa, por lo que deben tomarse en serio, ya que de acuerdo con ortopedistas del Hospital Houston Methodist (HHM) con el tiempo pueden provocar algún daño mayor.

“Lesiones cotidianas que van desde cargar objetos pesados, hasta hacer movimientos bruscos, ocurren todo el tiempo y pueden provocar problemas a largo plazo si no se tratan adecuadamente. Por ejemplo, los problemas de espalda, trastornos articulares y la osteoartritis son algunas de las principales razones para consultar a un médico,” explicó el doctor William Bryan, cirujano ortopédico especializado en cirugía de rodilla y cadera del Hospital Houston Methodist.

De acuerdo con el experto, la mejor forma de prevenir una lesión es escuchando al cuerpo cuando éste dice que hay que realizar las actividades lentamente o con mayor cuidado.

“A veces nuestras articulaciones duelen y están tratando de decirnos que debemos parar y el problema no se resuelve con antiinflamatorios, es necesario no realizar actividades bruscas y acudir al médico”, afirmó.

Agregó que, “con la edad, nuestra capacidad de curación es más lenta, además que no tenemos tanta elasticidad en los tendones. Lo mejor que puedes hacer es modificar tus actividades o probar una nueva actividad que ponga menos estrés en tu cuerpo”.

De acuerdo con el experto del Hospital Houston Methodist, “las lesiones menores, a menudo, se pueden tratar con reposo, hielo, compresión y elevación. Pero hay ocasiones en las que es importante consultar a un médico para evitar un daño mayor”.

Es aconsejable obtener ayuda médica si experimenta los siguientes síntomas después de una lesión:

  • Inestabilidad (incapaz de soportar su peso sobre su rodilla o tobillo)
  • Rango de movimiento limitado
  • Entumecimiento u hormigueo
  • Dolor articular persistente
  • Hinchazón significativa o sensibilidad
  • Debilidad o falta de fuerza al mover una extremidad o músculo
Además, cualquier impacto en la cabeza debe tomarse en serio. “Cuando se trata de lesiones en la cabeza, siempre busque ayuda médica para detectar signos de conmoción cerebral, como pérdida de conciencia, confusión o mareos”, finalizó el especialista.
Foto: Flow
Clic para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Arriba