11/19/2019
Metropoli

Sin avances la petición de clasificar las gotas oftálmicas como medicamento controlado

lobo-roman

Beber gotas para los ojos de forma intencional o accidental produce niveles sanguíneos tóxicos

Es necesario que el sector salud clasifique las gotas oftámilcas que contienen tetrahidrozolina y ciclopentolato, como medicamento controlado ya que este producto es utilizado por muchos delincuentes para robar o asesinar a sus víctimas pues basta una dosis de tres a seis gotas en cualquier bebida para provocar somnolencia, pérdida de voluntad, pérdida de la memoria, estado de como y eventualmente la muerte.

Así se pronunció el diputado Víctor Hugo Lobo Román, quien subrayó que esta petición la presentó desde el pasado mes de julio y  hasta la fecha no hay ninguna respuesta del sector salud, y que aunque no se tienen cifras precisas sobre los delitos que se cometen con el uso de las gotas oftálmicas, debido a que muchas víctimas no denuncian.

Dijo que en los últimos meses se han disparado los casos de robo, secuestro y homicidio con el uso de estos fármacos que son de acceso libre y a precios relativamente bajos.

«En el 2017 conocimos de la banda de las ‘Goteras’ y posteriormente de las ‘Goteras VIP’, una banda de sexoservidoras que cometieron más de 100 robos siguiendo el mismo patrón de enganchar a sus víctimas en los bares y cantinas, adormecer a sus víctimas con gotas oftálmicas en sus bebidas, trasladarlos a sus domicilios y despojarlos de sus pertenencias», acotó el legislador.

Agregó que, «durante su detención declararon  que operaban en complicidad con meseros, taxistas, cadeneros, y personas de seguridad en los antros, quienes les ayudaban a cometer ilícitos».

El diputado por el Partido de la Revolución Democrática (PRD), recordó el caso de Pablo González Kúsulas, que conmovió a los capitalinos pues se trató de un excelente estudiante de la Universidad Berkeley, de California, Estados Unidos, donde concluyó su maestría y en su estancia en la Ciudad de México fue asesinado por un taxista que utilizó gotas oftálmicas para robarle sus pertenencias.

El vicecoordinador del PRD comentó que cualquier persona, incluso niños, pueden adquirir a precios muy bajos este medicamento que ha sido el instrumento de los delincuentes.

«Beber gotas para los ojos, de forma intencional o accidental, produce niveles sanguíneos tóxicos. Cuando se usa en los ojos, de acuerdo con las indicaciones de uso para reducir el enrojecimiento,  no se absorbe sistémicamente en cantidades que puedan llegar a niveles de toxicidad.

Sin embargo, al consumirla por vía oral, la tetrahidrozolina pasa rápidamente a través del tracto gastrointestinal llegando al torrente sanguíneo y al sistema nervioso central.  Los síntomas de una sobredosis de este componente, provocan:  somnolencia, respiración lenta o ausencia de respiración, frecuencia cardiaca lenta, hipotermia ,incluso estado de coma», detalló.

Abundó, «debido a su pequeño tamaño, inclusive dosis tan bajas como de 1 o 2 mililitros pueden ser tóxicas para cualquier adulto. Agregar estas gotas  en la bebida para sedar a las víctimas es muy común, y son pocos casos los que se denuncian».

El legislador del PRD recordó que en el 2008 la entonces Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal desmembró una banda que estaba coludida con empleados de hoteles y bares que, para robar a los clientes, los sedaban.

Un año después, la PGJDF indagó la conformación de otro grupo que seguía el patrón de actuación de Las Goteras en la zona cercana a Garibaldi.

En 2009 se supo del caso de los luchadores profesionales La Parkita y El Espectrito Jr., quienes murieron por congestión visceral generalizada en el Hotel Moderno, en la colonia Centro. En sus bebidas les pusieron gotas oftalmológicas, la dosis no sólo los durmió, sino que les quitó la vida.

Se sabe que en algunos casos de robo a casa-habitación, los asaltantes también han utilizado estas gotas para cometer atracos. Este tipo de hurtos se hicieron recurrentes por una banda de delincuentes.

El ciclopentolato es un fármaco en gotas usado para tratar infecciones en los ojos; sin embargo, al ser ingerido su efecto es completamente diferente, pues afecta al sistema nervioso central, provocando que la víctima sea incapaz de defenderse del ataque.

Otra sustancia usada frecuentemente por delincuentes es el ácido y-hidroxibutírico, o mejor conocido como GHB o “la droga de la violación”.

 Foto: Archivo

Clic para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Arriba