02/17/2020
Salud y nutrición

Melanoma, el tipo de cáncer de piel más peligroso

melanoma

Se puede diagnosticar en sus inicios a través de autoexamen de la piel por lo que es importante familiarizarse con ella para detectar cualquier nuevo lunar o cambios en los existentes

El melanoma es un tipo de cáncer que se desarrolla en las células que producen melanina (melanocitos), el pigmento que da color a la piel. Se puede formar en cualquier parte de la piel, pero es más propenso a comenzar en el pecho y espalda de los hombres y en las piernas de las mujeres.

Es el tipo de cáncer de piel más peligros, en comparación con aquellos en piel de células basales y escamosas, debido a que tiene más probabilidades de propagarse a otras partes del cuerpo, si no se detecta a tiempo. Sin embargo, al igual que todos los tipos de cáncer, se puede curar si se detecta en una etapa temprana.

Sobre su prevención, expertos de Merck Sharp & Dohme (MSD) señalan que existen medidas que se pueden tomar para reducir el riesgo de padecer melanoma y otros cánceres de piel. La forma más importante es reducir el riesgo de melanoma es protegerse de la exposición a los rayos UV. Algunas personas piensan que la protección solar debe ser cuando pasan un día en el lago, la playa o la piscina. Sin embargo, la exposición solar se acumula día a día, y ocurre cada vez que hay exposición al sol.

 

  • Mantenerse en la sombra: es una de las mejores maneras de limitar la exposición a la radiación ultravioleta, sobre todo en un horario entre las 10:00 am y 4:00 pm.
  • Al estar al aire libre: vestir con prendas que cubran la mayor parte de la piel, así como optar por telas con tejidos tupidos.
  • Aplicarse bloqueador contra rayos UVA y UVB: debe contener FPS (factor de protector solar) mayor a 30, y deber se reaplicado por lo menos cada 2 horas.
  • Utilizar gorra o sombrero: asegurarse que cubra el rostro, orejas y cuero cabelludo.
  • Evitar las camas bronceadoras y lámparas de sol.

El melanoma se puede diagnosticar en sus inicios a través de autoexamen de la piel, por lo que es importante familiarizarse con ella para detectar cualquier nuevo lunar o cambios en los existentes. Existe la regla del ABCD del melanoma, que ayuda a las personas a detectar cambios en forma temprana de los lunares como: la asimetría, los bordes, el color, el diámetros y su evolución.

Además, los exámenes de rutina con un dermatólogo son importantes para llevar un control de los lunares y manchas en la piel, así como detectar aquellas nuevas marcas que puedan aparecer en el cuerpo.

Foto: Archivo

Clic para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Arriba