01/17/2020
México

Murió el Enemigo Público número 1: Alfredo Ríos Galeana

alfredorios

Autor de no menos de 100 asaltos a bancos, residencias y negocios, con un botín de más de mil millones de pesos.

Se convirtió en una leyenda en la época de los ochenta, no sólo por los múltiples asaltos a bancos que cometió, sino también por las tres veces que se fugó de la cárcel y su gusto por la actuación y el canto. Las autoridades policíacas de la época lo etiquetaron como «El enemigo público número uno» y el «Matapolicías». Su nombre, Alfredo Ríos Galeana, quien este miércoles murió debido a una sepsis* en la sangre.

El asaltabancos más famoso de los ochentas, se estima que robó más de 20 instituciones bancarias en la capital del país, se encontraba recluido en el penal de máxima seguridad de Altiplano, en el Estado de México. Si, en el mismo penal de donde se escapó la última vez, Joaquín Guzmán Loera «El Chapo Guzmán».

Las crónicas de la época aseguraban que en su carrera delictiva había realizado no menos de 100 asaltos a bancos, residencias y negocios, con un botín de más de mil millones de pesos.

Empero, aquél hombre era quien a fines de los setentas y durante toda la década de los ochentas, se le señaló como “El Enemigo Público Número Uno”, autor de no menos de 100 asaltos a bancos, residencias y negocios, con un botín de más de mil millones de pesos.

Alfredo Ríos Galeana era miembro del Ejército. Nació en 1950 en el estado de Guerrero, de donde emigró a la Ciudad de México cuando apenas tenía 17 años de edad. Primero se enlistó en el Ejército Mexicano y después a la policía en donde ingresó al Batallón de Radiopatrullas del Estado de México, creada en su momento para la protección de bancos.

Ya con la información suficiente sobre la dinámica de los bancos, Alfredo Ríos creó su propia banda en los ochentas, la cual se especializó en robo a bancos, al tiempo que tendía redes de complicidad con autoridades que le brindaban protección.

Le apodaban «El Toro», por su corpulencia, de 1.90 metros de estatura y 100 kilos de peso. Era hijo Sabino Ríos y María Damiana Galeana, ambos campesinos. Nació en Arenal de Álvarez, Guerrero, el 28 de octubre de 1950.

En 1983 fue capturado en el estado de Hidalgo e ingresado en una cárcel de esa entidad, de donde se fugó pocos meses después. En 1984, fue aprehendido en la Ciudad de México e internado en la penitenciaria de Santa Martha Acatitla, de donde también se fugó. En 1985 lo reaprehendieron y lo recluyeron en el Reclusorio Sur, de donde dos años más tarde fue rescatado a sangre y fuego por un comando, cuando estaba en una audiencia en el juzgado 33.

Ríos Galena, como varios narcotraficantes después de él, se sometió a cirugías plásticas para no ser reconocido, se cambió el nombre y se fue a Estados Unidos; fue detenido en 2005 en Los Ángeles, California, y deportado a México después de 19 años de permanecer prófugo de la justicia; esta vez fue recluido en el penal de máxima seguridad del Altiplano. en 2015 fue sentenciado a 25 años de prisión por el delito de homicidio.

De este centro penitenciario ya no se pudo fugar, hasta este miércoles que murió.

*La sepsis es una enfermedad grave, ocurre cuando el cuerpo tiene una abrumadora respuesta inmunitaria a una infección bacteriana.

Foto: Archivo

NOTA: Cabe aclarar que Ríos Galeana murió a mediados del pasado mes de diciembre, pero por causas que desconocemos, las autoridades penitenciarias lo dieron a conocer hasta este miércoles como si apenas hubiera fallecido.

Clic para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Arriba