05/30/2020
Cultura

Aztecas, la exposición que quedó atrapada en Alemania por el COVID-19

aretecoyolxauhqui

En las siete secciones que componen la muestra, se incorporan recientes descubrimientos del PTM y del PAU, en espacios del antiguo recinto sagrado.

De acuerdo al programa original, la exposición Aztecas concluiría su estancia en el Museo Linden, en la ciudad alemana de Stuttgart, para de ahí partir hacia el Museo de Historia del Arte, en Viena, donde se inauguraría en junio próximo y permanecer en el recinto austriaco hasta enero de 2021, y concluir su periplo en el Museo Volkenkunde, en Leiden, Holanda, donde se prevé permanezca de febrero a agosto de 2021.

Sin embargo, la pandemia de COVID- que azota a diversos países del mundo, ha alterado el programa y las fechas, dejando esta exposición atrapada.

La conquista de México-Tenochtitlán, suceso del que en 2020 se conmemoran 500 años, es un hito en la historia no solo del país, sino en la historia universal por los caminos que abrió de uno y otro lado de los océanos, con ese motivo, espacios museísticos de Alemania, Austria y Holanda alojarán la magna exposición Aztecas, cuyo periplo inició el 12 de octubre de 2019 en el Museo Linden, en la ciudad alemana de Stuttgart.

Aztecas, la cual permanecerá en el Museo Linden hasta el 3 de mayo de 2020. Foto Museo Linden

En aproximadamente mil 200 metros cuadrados y distribuidos en siete salas, se exhiben 228 obras maestras del arte mexica, de las cuales 125 -entre piezas y lotes, más un par de réplicas- proceden de los acervos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), el resto pertenece a dos instituciones europeas. Así, se reúnen piezas poco o nunca antes expuestas al público, para aproximarse a una cultura que, en dos siglos, entre 1325 y 1521, se constituyó en un imperio que sometió a pueblos próximos y lejanos de Mesoamérica.

Organizada en conjunto por los museos Linden y Volkenkunde, de Leiden, Holanda, Aztecas tiene como jefa de proyecto a la doctora Inés de Castro, titular de Linden, uno de los museos de etnología más importantes de Europa; mientras que la curaduría estuvo a cargo de los doctores Doris Kurella y Martín Berger.

De las 125 piezas y lotes que la Secretaría de Cultura, a través del INAH, ha facilitado para la exhibición, 27 proceden del Museo Nacional de Antropología y 98 del Museo del Templo Mayor; de este último, barias fueron descubiertas en recientes exploraciones del Proyecto Templo Mayor (PTM) y del Programa de Arqueología Urbana (PAU), a cargo de los arqueólogos Leonardo López Luján y Taúl Barrera Rodríguez, respectivamente, quienes junto con el investigador emérito Eduardo Matos Moctezuma, son asesores científicos de la muestra internacional.

/

Arqueología. Sala Mexica                   Aztecas, la cual permanecerá en el Museo Linden hasta el 3 de mayo de 2020. Figura del Dios Xochipilli-Macuilxochitl Foto Jean Christen

Al respecto, el doctor Leonardo López Luján, director del PTM, destaca la exhibición de objetos manufacturados en oro, los cuales representan atributos relacionado con la diosa Coyolxauhqui, como sus orejeras; fueron recuperados de la Ofrenda 167 durante los trabajos para construir el puente que une a las calles de Guatemala y Argentina, en el Centro Histórico de la Ciudad de México.

A través de imágenes, se hace un vínculo temporal entre las primeras excavaciones que, tras el hallazgo del monolito de Coyolxauhqui, dieron lugar a la Zona Arqueológica del Templo Mayor -tareas dirigidas por el profeso Eduardo Matos, entre 1978 y 1982-; con el hallazgo en 2006 de otra diosa colosal, Tlaltecuhtli, cuya rica policromía se logró conservar gracias a una investigación intedisciplinaria, encabezada por la restauradora María Barajas.

El responsable del PAU, Raúl Barrera, comenta que en Aztecas el público europeo podrá conocer cómo mediante salvamentos arqueológicos en predio particulares, se ha ido afinando la «maqueta» de lo que fue el recinto sagrado de los tenochcas.

De esta manera, en domicilios de la calle Guatemala, se han registrado secciones importantes del Huei Tzompantli («hilera o muro de cráneos»), del Calmécac y del Templo de Ehécatl-Quetzalcóatl, deidad que precedía a la lluvia. Del Calmécac se exhibe una almena en forma de caracol cortado, el cual remataba la edificación que servía de escuela para los nobles; otra pieza destacable es la representación descarnada del dios de la muerte, Mictlantecuhtli, procedente del Museo Nacional de Antropología.

Para el Museo de Linden, esta gran exposición también representó la oportunidad de mostrar obras de su acervo, pocas veces expuestas en su contexto cultural: dos chimallis (escudos) de plumas y una figura del dios Quetzalcóatl, realizada en piedra verde, cuya imagen fue tomada para promocionar la muestra. Estos objetos llegaron a la región germana en el siglo XVI, al igual que otros que terminaron en colecciones europeas.

Aztecas, la cual estaba previsto que permaneciera en el Museo Linden hasta el 3 de mayo de 2020, es un recorrido que, de los aspectos generales de la sociedad mexica, va internándose en su axis mundi: el Recinto Sagrado de Tenochtitlan, donde el Templo Mayor rematado por los adoratorios de Tláloc y de Huitzilopochtli, simbolizaba los fundamentos económicos de esa civilización: la agricultura y la guerra.

La primera sala presenta las fuentes (arqueológicas y documentales) que permiten cimentar los conocimientos actuales sobre este antiguo pueblo. El segundo apartado explica la cosmovisión de los mexicas, representada en monumentos tan excelsos como la Piedra del Sol, de la que se proyecta una imagen en tercer dimensión.

Las siguientes secciones están dedicadas al imperio mexica y su poder basado en la conquista y el tributo. Junto con piezas que dan testimonio del ámbito palaciego, la quinta sala presenta el imponente urbanismo de la isla de Tenochtitlan. Después se introduce al visitante al recinto sagrado, para hilar la temática de vida y muerte, con piezas relacionadas a las ofrendas y al sacrificio, por ejemplo, los cuchillos-rostro, así como las impactantes máscaras-cráneo.

La exposición finaliza con la proyección de una audiovisual que retrata la herencia mexica, expresada en la sociedad mexicana actual.

Con artículos de algunos de sus investigadores, el catálogo de Aztecas será coeditado por los museos sede de la muestra y el INAH. Durante su estancia en el Museo Linden, se efectuaron dos simposios internacionales; el primero, en cooperación con la Universidad de Friburgo, estuvo dedicado a la figura de Hernán Cortés; y el segundo, en coordinación con el doctor Leonardo López Luján, destinado a las nuevas perspectivas sobre la cultura mexica.

Sedes de la exposición

Tras su paso por el Museo Linden, Aztecas llegaría al Museo de Historia del Arte, en Viena, en junio de 2020, y permanecerá en el recinto austriaco hasta enero de 2021. Su periplo concluirá en el Museo Volkenkunde, en Leiden, Holanda, donde se prevé podrá admirarse de febrero a agosto de 2021.

En la foto de portada: Uno de los pendientes de la Coyolxauhqui, elaborado en oro.

Fotos: Cortesía

Clic para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Arriba