10/30/2020
Columnas

El Seductor de la Patria de Enrique Serna*

Zakie Smeke

El seductor melancólico

Por Zakie Smeke*

“La biografía es un psicoanálisis con pincel.” Enrique Krauze

El Seductor de la Patria (Planeta, 1999) es una novela histórica del escritor Enrique Serna. El novelista reconstruye la figura del dictador Antonio López de Santa Anna (1794-1874) quien durante los 82 años que vivió marcó la vida política de México, fue once veces presidente. Serna describe los éxitos y fracasos del general y también las luces y sombras de su vida en lo personal.

Hay una transformación del personaje de figura histórica fuerte y objetiva a sujeto melancólico y fracasado que padece las consecuencias de su ambición y soberbia que nunca cuestionó. “A un paso de la tumba, después de dieciocho años de exilio y a pesar de todas las humillaciones que he padecido, todavía espero recuperar la estimación del pueblo”.

La novela recoge los hechos históricos de forma minuciosa. Desde la Batalla de Tampico, la Batalla de San Juan de Ulúa (1838) en Veracruz ante los franceses, donde pierde el pie izquierdo y es elevado por ello a la categoría de mártir y héroe de la patria. La larga lucha contra los Estados Unidos, la Batalla de El Álamo, la emboscada en la  que fue  víctimas de los norteamericanos, y su posterior fuga y arresto. Su puesta en libertad en 1837 y  la posterior pérdida de Texas y la firma del Tratado de Guadalupe Hidalgo, en los que México cede a los Estados Unidos los territorios de Colorado, Nuevo México y Alta California, ganándose el descontento del pueblo y la acusación de traidor por los liberales.

Su ambición por gobernar le lleva a volver a México una vez más, donde es arrestado y sometido a juicio por traición a la patria en el año de 1867 siendo presidente Benito Juárez. Finalmente, Santa Anna es sentenciado a ocho años de exilio, al cabo de los cuales vuelve a su país para morir de diarrea crónica en el año de 1876 en su casa ubicada en la calle Vergara hoy Bolívar, ubicada en el Centro Histórico de la Ciudad de México.

La estructura de la novela es epistolar con alrededor de ochenta cartas quizás no todas ellas son verídicas, además presenta testimonios y una destacada investigación histórica. Los testimonios se presentan en forma de fragmentos de diarios, decretos, discursos, actas, y otros documentos de carácter histórico, que tienen la función de completar la información obtenida por los principales narradores y refutan la versión ofrecida por Santa Anna de su vida pública y privada.

Desde el inicio del relato, el personaje de Santa Anna está vivo y habla en primera persona sobre los achaques y dolores que padece mientras vive en una situación precaria en la última etapa de su  vida. Le solicita a su hijo Manuel que redacte una biografía con la intención de que a pesar de las humillaciones que ha padecido y el exilio de dieciocho años aún pudiera recuperar la estima del pueblo y limpiar su nombre para recibir el postrer homenaje de sus compatriotas.

Hemos escuchado decir que “infancia es destino”, pero las propias neurosis se revelan como intentos de resolver individualmente los problemas sociales. Así el análisis psicoanalítico intenta develar el registro de lo individual en lo social.

¿Es posible sentir empatía con el caudillo a quien se conoce como el traidor más grande de la patria? En el último capítulo de la novela encontramos la clave para comprender cómo semejante farsante logró engañar a tanta gente. Ahí somos testigos de la confesión del dictador momentos antes de su muerte. “El sujeto melancólico no intenta aliviar su sufrimiento. Está determinado por la fatalidad, la realidad le es hostil y lo lleva irremediablemente a la catástrofe”.

“¾ Me arrepiento de haber sacrificado a mis hombres sin necesidad, para obtener victorias que me dieran renombre. Me arrepiento de mis cobardías y de mis intemperancias. Lo hice todo por una estúpida vanidad, padre, pero dígales a estos gallos que no me piquen la cara. Atrás cabrones, ¿no ven que soy su dueño? Traicioné a Iturbide, a Gómez Farías, traicioné a todos  y a mí mismo. (…) Pobres de mis esposas, cuánto daño les hice, pobres de mis hijos, arruinados por mis locuras. (…) ¾ Soy un miserable ¾ continuó el moribundo. Traté a la patria como si fuera una puta: le quité el pan y el sustento, me enriquecí con su miseria y con su dolor. (…) ¾ Pero es la verdad. México y su pueblo siempre me han valido madre”.

Por otra parte, Felipe Cazals, en Su Alteza Serenísima, recupera los últimos tres días de la vida del controvertido dictador. “Se trataba de volver por sus fueros con un registro de los últimos tres días de uno de los caudillos más recalcitrantes e insistentes en su manía de volver por los suyos, Antonio López de Santa Anna. Se trataba de contar cómo, en su agonía, un viejo guerrero atrabancado cree en una gloria ya extinta y en un futuro que ya le ha arrebatado la Historia misma”. El filme acompaña a este controvertido personaje quien  lejos del poder no se resigna a su suerte en tanto que su espacio histórico se cierra inexorablemente sobre su figura y sobre el final del siglo XIX.

Considero que el autor nos propone una lectura/escucha de Santa Anna que se inscribe en la sociedad mexicana del siglo XIX. Nos invita a pensarlo y a reflexionar sobre su complejidad humana desde una escucha atenta y dispersa para cuestionar desde una visión múltiple para sumergirnos en los enigmas y en la sintomatología inconsciente de su vida.

Si como señala Krauze: “la biografía se asemeja a un psicoanálisis”, Serna logra con esta novela que nosotros, los lectores, nos confrontemos con las contradicciones propias de una existencia sujeta y sujetada a las circunstancias y a un espacio tiempo.

Pero, queda aún la pregunta sobre la actualidad de la novela. ¿Cuántos seductores, cuántos expertos en engañar, en imponer sus razones extrañas a través de retóricas falsas? ¿Cuántas aseveraciones no se basan en hechos objetivos, sino que apelan a las emociones respecto de una idea o de un líder en esta época de la posverdad?

El seductor de la patria, fue la obra ganadora de el Premio Mazatlán de Literatura (2000)

https://enriqueserna.com.mx/aperitivo/santa-anna.html

*Enrique Serna  (ciudad de México, 1959) es narrador y ensayista. Alfaguara acaba de publicar su novela más reciente, El vendedor de silencio.

 

*Doctora en Filosofía Política

Maestría en Periodismo Político

Psicoanalista                                                                              

https://twitter.com/z_smeke?lang=es

Clic para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Arriba