02/28/2021
México

Discriminación por tono de piel para acceder a créditos en México

creditos

A lo largo de una centena de páginas, la doctora Martínez Gutiérrez desarrolló una investigación que analiza el desarrollo financiero en México.

El acceso a los instrumentos crediticios en México es discriminado no sólo por tu capacidad de endeudamiento o pago, también las entidades bancarias ejercen, indirectamente, discriminación por el tono de piel de sus posibles clientes.

En el libro “¿Quién tiene acceso al crédito en México? Un experimento sobre discriminación por tono de piel”  la doctora Ana Laura Martínez Gutiérrez coordinadora de la Unidad de Innovación, Comportamiento y Experimentación (UCEx) del Laboratorio Nacional de Políticas Públicas (LNPP) del CIDE mide, a través de las ciencias del comportamiento y experimentación, la discriminación por tono de piel de los clientes del mercado crediticio mexicano.

A lo largo de una centena de páginas, la doctora Martínez Gutiérrez desarrolló una investigación que analiza el desarrollo financiero en México; discute la teoría de la discriminación e indaga en el contexto de México, además del diseño de una prueba experimental que mediría la discriminación por los ejecutivos bancarios.

Con base en la evidencia, Martínez pone a discusión el rol de las entidades financieras y el gobierno en el desarrollo de protocolos que eviten la discriminación en México. 

¿Cómo se midió la discriminación en los bancos?

La hipótesis consistió en que podría estar existiendo alguna dinámica en las sucursales bancarias que estuviera alejando a ciertos grupos de la población adulta. En entrevista, la doctora Martínez explicó que esta suposición a comprobar se basó en el concepto de discriminación estadística o estructural. “Esto quiere decir que en México la discriminación ocurre de forma inconsciente en las personas”, comentó.

Para poder medir y analizar la discriminación por tono de piel se diseñó un experimento en el que participaron tres parejas de actores, formadas por un joven mexicano hombre con un tono de piel oscuro y uno de piel blanca. Cada par visitó 100 sucursales bancarias de la Ciudad de México y así, en total, fueron 300 bancos los sometidos a la experimentación.

En las visitas, los actores conversaron con el ejecutivo bancario a quién exponían su necesidad de un crédito para sus empresas. Después del asesoramiento por parte del personal, los hombres llenaron un cuestionario diseñado para medir la percepción de la discriminación.

El experimento arrojó que existe un trato diferenciado por tono de piel en las sucursales bancarias. Las personas de piel oscura se dieron cuenta de que el ejecutivo bancario fue descortés con ellas en un 24.7% de las visitas, mientras que la misma situación ocurrió solo un 10.7% con quienes tienen piel clara.

Además, en cuanto a la percepción de la información, se encontró que en 45% de las visitas, los actores de piel oscura percibieron que el personal del banco les ocultó información. En el caso de los jóvenes de piel blanca resultó 21%.

En cuanto al interés de los ejecutivos bancarios por saber la calificación crediticia de las personas, se mostraron más interesados en obtener la información de los actores de piel blanca, con 54.5%, en contra parte con 37.1% de los sujetos de piel oscura.

A las personas de piel clara se les comentó más frecuentemente que podían calificar para un crédito (45.5%) que a los actores de piel oscura (33.6%).

El diseño del experimento se basó en las herramientas que proporciona la economía del comportamiento.  La doctora Gutiérrez explicó “las herramientas de las ciencias del comportamiento son muy útiles, sobre todo una vez que se cuenta con la evidencia que obtuvimos de la investigación experimental, para diseñar protocolos de cómo podemos entrenar a los ejecutivos bancarios, qué les tenemos que recordar, qué les tenemos que decir, etcétera”.

El estudio concluye que es necesario tener protocolos de trato en en sucursales bancarias. La doctora Ana Laura Gutiérrez sugiere hacer el diseño de estas herramientas en todas las sucursales bancarias del país para que el personal sepa bajo qué principios regirse a la hora de interactuar con los clientes.

Ana Laura Martínez Gutiérrez es coordinadora de la Unidad de Innovación, Comportamiento y Experimentación del Laboratorio Nacional de Políticas Públicas del CIDE.  Es Doctora en Políticas Públicas por el CIDE y Maestra en Desarrollo por la The London School Of Economics and Political Science -LSE.

Su línea de investigación se enfoca a los aspectos distributivos de las políticas públicas. Desarrolla investigaciones sobre inclusión financiera, política fiscal, mercado laboral y políticas sociales.

Foto: CIDE

Clic para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Arriba