10/16/2021
Ciencia y tecnología

Cinvestav e IPN rehabilitan chinampas en Xochimilco

Con patente mexicana para la biorremediación, se estima que en un año los suelos contaminados con plaguicidas sean aptos para cultivos orgánicos

Con biotecnología elaborada a base de desechos orgánicos, la científica del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav) del Instituto Politécnico Nacional (IPN), Refugio Rodríguez Vázquez, rehabilita chinampas del canal de Cuemanco contaminadas con plaguicidas organoclorados, para convertirlos en suelos aptos para cultivos orgánicos.

La especialista del Departamento de Biotecnología realiza el proyecto enfocado a promover la agricultura sustentable con el apoyo del Grupo de jóvenes “Yolcan”, Organización No Gubernamental (ONG), cuyo propósito final es promover el cultivo de productos orgánicos.

Rodríguez Vázquez cuenta con la única patente mexicana para biorremediación de suelos, la cual emplea granos verdes de café y café gastado para la restauración. Con la finalidad de ensayar la eliminación de los plaguicidas a nivel laboratorio, adaptaron dicha tecnología en sustrato sólido y sustituyeron la materia orgánica original por cáscaras de naranja, los resultados fueron positivos.

“Para las pruebas de laboratorio combinamos los residuos del fruto con pequeñas cantidades de nitrógeno, fósforo y agua, a los ocho días comenzamos a apreciar la degradación, después de 16 días la remoción fue total”, explicó la investigadora.

La remediación biológica acaba de iniciar en una de las chinampas, se aplicará en otras 10 y existe la posibilidad de extenderla a más áreas de cultivo; también se capacitará a los agricultores del lugar. El equipo de trabajo hace seguimiento quincenal para evaluar la técnica, dependiendo de los resultados analiza los ajustes necesarios y de requerirs, programa una segunda aplicación para remover la totalidad de contaminantes, a fin de contar con espacios aptos para cultivos orgánicos.

La investigadora del Cinvestav-IPN señaló que las chinampas podrían estar contaminadas los primeros 50 centímetros de profundidad, esa es la distancia a la que generalmente impactan los agroquímicos. “Hicimos muestreos a 30 centímetros de profundidad y encontramos la presencia de varios plaguicidas organoclorados”, dijo.

La biotecnología que usan para rehabilitar las chinampas ya la han empleado con éxito para remover plaguicidas e hidrocarburos de suelos en Tepeaca en el estado de Puebla, por ello las expectativas de obtener resultados positivos en un periodo de tres a seis meses en Xochimilco según el nivel de contaminación.

Para complementar la recuperación, la doctora Rodríguez Vázquez informó que tratarán el agua usada para el riego de los cultivos porque, según los análisis realizados, está contaminada con organismos patógenos como Escherichia coli, Salmonella y coliformes fecales.

Para purificarla aplicarán un sistema de biofiltros (prototipo validado por la Comisión Nacional del Agua en Pajacuarán, Michoacán), que trata 20 litros por segundo del agua municipal, también adaptará un reactor que opera mediante nano-cristales de dióxido de titanio, con el cual han purificado aguas municipales pretratadas a nivel piloto.

Estimó que la remoción de plaguicidas de las 10 chinampas señaladas podría durar un año, y aunque el tratamiento del agua para el riego de los cultivos de las chinampas tardará un poco más. El reto es que en tres años estén completamente rehabilitadas y aptas para la producción de orgánicos de calidad.

Clic para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Arriba