09/21/2021
Salud y nutrición

Las personas con espina bífida pueden tener relaciones sexuales e incluso ser padres

En el caso de las mujeres, han detectado que no hay afecciones en sus ovarios y no tienen problemas de fertilidad, en la mayoría de los casos.

Las personas que viven con espina bífida pueden tener una vida sexualmente activa, al igual que controlar su vejiga para mantenerse secos, e incluso pueden ser padres, de acuerdo a especialistas del Hospital Houston Methodist (HMH según sus siglas en inglés).

La espina bífida es una enfermedad que afecta la columna vertebral y suele ser evidente en el nacimiento; sucede cuando la columna vertebral que protege la médula espinal no se forma y no se cierra como debiera, lo que suele producir daño de la médula espinal y los nervios.

Para la doctora Rose Khavari, médico urólogo y directora de la Neurourology and Transitional Urology Clinic del HMH, «cuando una persona pasa de la adolescencia a la edad adulta, es necesario entender sus prioridades para así darle paso a un tratamiento y seguimiento que le dé calidad de vida y que ler permita tener una vida plena».

En su práctica diaria, la doctora Khavari explica que una de las dudas que surgen entre las personas que viven con espina bífida es si podrán tener una vida sexualmente activa, si podrán controlar su vejiga para mantenerse secos e incluso, su podrán concebir y la respuesta a todo esto es sí.

«Los pacientes con espina bífida pueden tener una vida sexual activa si así lo desean e incluso pueden llegar a ser padres. En el caso de las mujeres, hemos detectado que no hay afecciones en sus ovarios y no tienen problemas de fertilidad, en la mayoría de los casos; en el caso de los hombres producen semen sano, pero lo que no logran es mantener una erección. En ambos casos, debemos ver la posibilidad de utilizar métodos de fertilidad asistida».

La doctora Khavari y su equipo de especialistas atienden a cientos de pacientes con anomalías congénitas genitourinarias, a los cuales buscan ayudar a vences los retos que ser un adulto con capacidades diferentes supone, entre los que se encuentra lograr ser independiente e integrarse a la sociedad de la forma más natural posible.

«De los pacientes que vemos en el Hospital Houston Methodist, casi el 30% viven independientes de sus padres, y alrededor de 20 por ciento se encuentran casados o en pareja, lo cual nos indica que las personas pueden llevar una vida normal incluida la sexualidad, pero sin olvidar los cuidados propios de su condición, logrando tener una vida lo más cercano a lo normal», finalizó la especialista.

Foto: Flow

Clic para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Arriba