05/17/2021
Ciencia y tecnología

Con éxito, aterrizó el robot explorador Perseverance de la NASA, en Marte

Convertir a Marte en un planeta habitable podría llevar 300 años, considera la astrónoma de la UNAM, Julieta Fierro Gossman.

Después de un viaje de casi siete meses, este jueves el robot explorador Perseverance de la NASA aterrizó exitosamente en el cráter Jezero del planeta Marte. El escudo térmico de la cápsula que transportó al robot, lo protegió al ingresar a la atmósfera del planeta rojo.

perseverancerobot perseverance2

Los avances tecnológicos hicieron posible que en el mando de control del Jet Propulsion Laboratory (JPL) se proyectara una recreación digital en tiempo real del descenso, de acuerdo a cada paso del descenso.

Así, pudimos seguir paso a paso cómo la cápsula disminuyó su velocidad al desplegar su paracaídas, iniciar el proceso para detectar, con un radar, el punto exacto para su aterrizaje, todo esto realizado por los operadores en la Tierra.

Vimos cómo, pocos minutos después, la cápsula se desprendió y la grúa inició la retropropulsión mediante sus pequeños cohetes y por un cable, a 20 metros del suelo marciano, descendió el robot. Poco después, en cuanto el robot ya estuvo en el suelo de Marte, envió sus primeras imágenes.

perseverance

El cráter Jezero

Al respecto, la investigadora del Instituto de Astronomía (IA) de la UNAM, Julieta Fierro Gossman, explicó que el cráter donde aterrizó el robot Perseverance de la NASA, se ubica donde llega el delta de un río, porque ahí se piensa que pudo florecer la vida; «si en Marte hubo vida, los científicos pueden encontrarla», aseguró.

julietafierro            martecrater

Explicó que al menos tres misiones espaciales se dirigen al planeta rojo -entre ellas la que hoy llegó a Marte-, estudiarán lunas marcianas, atmósfera, rocas y suelo e incluso el helicóptero sobrevolará para ampliar las investigaciones que permitan en el futuro conquistarlo y saber si hay o hubo vida en ese sitio.

La astrónoma detalló que en el cráter Jezero, cuyo diámetro tiene 48 kilómetros, hace 13 mil años cayó un objeto que abrió el hueco y el delta del río formaba un lago grande en ese lugar. En la orilla del cráter se han encontrado rocas carbonatadas que podrían contener fósiles, como sucede con las conchas de mar en la Tierra.

Fierro Gossman precisó que estas misiones tienen que ser cuidadas, «porque sería terrible llevar contaminación de microorganismos de la Tierra a Marte».

Destacó que lo más bonito de estas investigaciones, es que involucran a diversas personas de diferentes profesiones. Son proyectos audaces que están reclutando gente de todo el planeta.

No es por casualidad que coinciden varias misiones al mismo tiempo, afirmó la astrónoma y divulgadora. «La Tierra tarda un año en dar la vuelta al Sol y Marte un poco más de dos años. Así que para ir a Marte hay que esperar que los dos mundos estén del mismo lado del Sol, pues si la Tierra está de un lado y Marte del otro, el viaje sería larguísimo. Por eso todas las misiones se planea para cuando están cerda los dos mundos».

Agregó, «de Marte, los científicos deben conocer bien su composición química, la densidad (por ejemplo para que el helicóptero de la misión Perseverance de la NASA pueda sobrevolar allá) y la geología. Por supuesto, uno de los objetivos es conocer si hay o hubo vida en Marte».

marte

Dijo que, hay quienes piensa que Marte se podrá convertir en el futuro en un planeta habitable. «Estos proyectos son de muy largo plazo. Terraformar a Marte nos tomará unos 300 años, más o menos. Pero hay que empezar, y la manera de hacerlo es conocer las condiciones, ver el tipo de tierra que tiene para cultivos, lo que ya se está analizando», apuntó.

La investigadora comento que, hasta ahora, con algunas bacterias y minerales agregados, en la Luna se ha logrado que crezcan rábanos y en Marte varios tipos de lechuga están prosperando, a pesar de las diferencias en la gravedad.

«En Marte y en la Luna, cuya atmósfera es muy tenue, llegan los rayos cósmicos del Sol, que producen mutaciones muy fuertes y podrían lastimar a los astronautas. Para evitarlo, una idea es cavar agujeros en las lunas de Marte para que los astronautas vivan allí, o también que su hábitat sea los túneles de flujos de lava endurecida, como los que existen en la Tierra», detalló.

Julieta Fierro especificó que se necesitan científicos de diversas disciplinas: astrónomos, ingenieros, especialistas en cómputo, en navegación, en inteligencia artificial, médicos, agrónomos, entre otros. «Así que cuando los chicos de la UNAM vean las convocatorias apúntense, solo se necesita una licenciatura, estar sanos y competir», concluyó.

Fotos: UNAM

 

equipoperseverance

El equipo de Perseverance Rover en la sala de guerra EDL: los miembros de la misión Mars 2020 Perseverance rover de la NASA celebran el 18 de febrero de 2021, después de enterarse de que la nave espacial ha aterrizado en Marte. Están en la Sala de Guerra de Entrada, Descenso y Aterrizaje del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en el sur de California.

Foto y video: @NASAPersevere

Clic para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Arriba