09/21/2021
Ecología

Política ambiental del Gobierno de México, es de destrucción: GPPRI

Recortes indiscriminados a instituciones afectan el cuidado al ambiente. La austeridad mal entendida puede matar la riqueza natural de nuestro país.

El Grupo Parlamentario del PRI (GPPRI) en la Cámara de Diputados, rechaza la política de destrucción ambiental del Gobierno de México con la cual peligra la biodiversidad nacional, la seguridad energética y la salud de millones de mexicanos.

Advierten que los recortes indiscriminados en el presupuesto destruyen la capacidad de las instituciones que protegen los recursos naturales en todo el territorio. La Comisión Nacional Forestal (CONAFOR), la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA), la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA), la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (CONABIO), entre otras, se encuentran en una situación crítica que les impide el cumplimiento de los objetivos para los que fueron creados. Esta política de austeridad mal entendida pone en riesgo la salud de los mexicanos. La austeridad puede costar vidas.

Dijeron que, el Gobierno de México está a tiempo de suspender o reorientar algunos de sus proyectos estratégicos ante la crisis mundial por el cambio climático y la inminente crisis económica a causa de la pandemia por el Covid-19, especialmente dos de ellos: la refinería de Dos Bocas y el Tren Maya.

Subrayaron que, la obsesión por “recuperar la soberanía energética” ha provocado el aumento en la producción de gasolina en refinerías nacionales y una grave caída de la calidad del aire que respiran millones de familias en Hidalgo, Ciudad de México, Morelos, Estado de México y Querétaro. Esa situación se va a agravar con el proyecto de refinería de Dos Bocas, Tabasco, la cual implica acumular enormes cantidades de combustóleo que deberá ser quemado en las termoeléctricas de la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

Agregaron: “En el mismo sentido avanza la imposición de obstáculos para el desarrollo de energías renovables que detienen la inversión privada en el sector garantizada por la ley y frenan la posibilidad de obtener energías limpias cuidando el planeta”.

Precisaron que, la producción creciente de combustóleo en las refinerías de Pemex y su quema para generar energía eléctrica por parte de CFE, harán imposible el cumplimiento de los compromisos medioambientales, nacionales e internacionales. México tiene la obligación en la Ley de Transición Energética de generar 30% de su energía con fuentes limpias en 2021. Además, en el Acuerdo de París se comprometió a generar 35% con fuentes limpias en 2024. Ambas metas no se cumplirán a partir del ataque a las Energías Renovables y la producción y uso indiscriminado de combustóleo. Es urgente un golpe de timón a favor del medio ambiente, consideran.

En cuanto al Tren Maya, los diputados del GPPRI señalaron que este proyecto cuenta con opiniones negativas de especialistas y organizaciones civiles que aseguran que su construcción provocará la pérdida de vegetación por el desmonte y el despalme, así como la pérdida de productividad del suelo selvático. Además de no contar con el apoyo de las comunidades originarias.

“Las y los diputados del PRI manifestamos nuestra preocupación por el retroceso de la política ambiental y la destrucción de instituciones dedicadas al cuidado al ambiente. Urge que el Gobierno Federal reconsidere cambiar su posición y recupere el rumbo de protección ambiental, evitando regresar al pasado a costa de los recursos y la salud de las familias mexicanas”, finalizaron.  

Foto: Archivo (Dos Bocas)

Clic para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Arriba