09/25/2022
México

Nuevamente se evidencia que para amigos de MORENA gracia y perdón por encima de la ley

Pese a que los delitos por los que fue detenida amerizaban 27 años de cárcel, con devolver lo robado la dejaron libre.

Nuevamente, queda de manifiesto que a los amigos de MORENA gracia y perdón por encima de la ley, para los “enemigos”,  la ley a secas.

Lo anterior lo confirma, el trato que se ha dado a la ex candidata de MORENA a la gubernatura de San Luis potosí, Mónica Rangel, quien a pesar de haber aceptado que robó 22 millones de pesos cuando estuvo al frente de la Secretaría de Salud de ese estado, el juez ha determinado su libertad mediante un procedimiento abreviado.

Mientras, Rosario Robles ha tenido que llevar su proceso en cautiverio, llevándola ante el juez a cada rato solo para escuchar que seguirá en prisión, sin que hasta el momento se resuelva su situación sólo porque no ha querido mentir e inclupar a funcionarios de la pasada administración.

La Fiscalía de San Luis Potosí, informó que la morenista Mónica Rangel devolvió los 22 millones de pesos que había robado, luego de declararse culpable de los delitos de uso abusivo de la función pública y asociación delictuosa.

Por estos delitos, Mónica Rangel estaba condenada a pagar una sentencia de cuatro años y once meses de prisión. Sin embargo, su defensa solicitó la suspensión condicional de la pena, pues la condena era menor a cinco años. 

Pese a ser culpable y que los delitos cometidos alcanzaban una sentencia de 27 años de prisión, el juez consideró que merecía la libertad solo porque confesó haber robado y devolvió el dinero. 

José Luis Ruiz Contreras, fiscal del estado, había previsto que Mónica Rangel enfrentaba cargos que eran castigados hasta con 27 años de cárcel por fraude al erario. Cuando fue vinculada a proceso se establecieron tres meses de investigación complementaria, pero antes de ese plazo reparó el daño.

El pasado 12 de abril, en el Estado de México, fue detenida Mónica Liliana Rangel Martínez, excandidata de Morena a la gubernatura de San Luis Potosí y exsecretaria de Salud de esa entidad en la administración pasada, y fue vinculada a proceso durante la audiencia inicial en el Centro de Justicia Penal del estado.

De acuerdo con las investigaciones, los poco más de 22 millones de pesos fueron utilizados para comprar químicos que ayudaran a combatir el dengue en la zona de la Huasteca potosina. El dinero se entregó, pero el producto nunca llegó. La adquisición fue simulada y se desviaron los recursos del erario público para beneficio de la exsecretaria.

Pero la morenista no estuvo en la cárcel tanto tiempo, como Rosario Robles; sólo pasó un mes asegurada, primero en una celda y luego, internada bajo custodia en un hospital público de la capital.

Al respecto, en su momento el gobernador de San Luis Potosí, Ricardo Gallardo, dijo: “El tema no es tener a nadie en la cárcel, es que regresen lo robado y yo creo que eso es lo mejor, si todos los gobiernos hicieran eso, miren, muchos encierran a uno o se salen por temas legales y no regresan nunca lo que se robaron”.

Y es que, como todos los delincuentes de MORENA detenidos, la cárcel los enferma o les regresan “añejos males”, pues Mónica Fernández en un inicio fue encerrada en el penal de la Pila, bajo la medida cautelar de prisión preventiva oficiosa, sus abogados solicitaron que fuera ingresada a un nosocomio para su observación médica, debido a padecimientos relacionados con un problema de cáncer.

Así, el pasado 15 de abril, luego de su arresto, fue llevada al Hospital del Niño y la Mujer en la ciudad de San Luis Potosí, donde se encontraba hasta su audiencia de este 20 de mayo. Una vez que pague la multa y la garantía (por 63 mil pesos) podrá ir a casa o cambiar de hospital, pero ya no estará detenida.

Por su parte, el Partido Morena en San Luis Potosí, en su momento, exhortó a la Fiscalía General del Estado (FGE) a que “respete de manera estricta la presunción de inocencia” de su ex abanderada y la de los “dos indiciados que fueron detenidos en Monterrey, Nuevo León”. Lo que no ha pedido para la larga lista de perseguidos por venganzas del presidente López Obrador, o detenidos como Juan Collado, Rosario Robles, Jorge Luis Lavalle, Luis Cárdenas Palomino, y más.

Rangel Martínez es médico cirujana, egresada de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México, cuenta con una maestría en Salud Pública y una maestría en Educación.

Bueno sería que ahora que el presidente López Obrador dice que México está urgido de médicos especialistas, Mónica Rangel pagara sus delitos acudiendo a las zonas más pobres del país a trabajar, y no solo que la absolvieran por devolver lo robado.

Foto: Archivo

Arriba