06/01/2020
Ciencia y tecnología

Deshielo en Groenlandia explica ‘voracidad’ de países capitalistas

javierriojas

Este extenso territorio es rico en minerales y reservas poco comunes como el uranio derivado del zinc y los llamados minerales raros o tierras raras

Alrededor de 12 mil 500 millones de toneladas de hielo perdió Groenlandia por derretimiento registrado el pasado 2 de agosto de 2019; la mayor pérdida registrada en un día.

Al respecto, el maestro Javier Riojas, coordinador de la Licenciatura en Sustentabilidad de la IBERO, señaló que el interés que mostró el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en comprar la isla muestra que la voracidad de los países capitalistas no se detiene, pues analizan cómo explotar ese territorio cuando ya no tenga hielo.

El académico explicó que si Estados Unidos pudiera apropiarse del archipiélago seguiría la misma lógica que está provocando desequilibrio en los ecosistemas, ya que las actividades industriales, mineras y petroleras son las que están causando estos problemas medioambientales. Se aceleraría el cambio climático e incrementaría el interés de estas naciones por explotar todo hasta que se acabe.

Groenlandia, región que pertenece a Dinamarca, es atractiva por sus recursos naturales. Se estima que en el subsuelo existen minerales y piedras preciosas como el oro y rubíes, así como reservas de crudo y gas, señaló Riojas.

De acuerdo con información de la BBC, este extenso territorio es rico en minerales y reservas poco comunes como el uranio, derivado del zinc y los llamados minerales raros o tierras raras, materia prima utilizada en la producción de celulares y autos eléctricos, por ejemplo.

«El mercado de los metales raros lo controla China, país que ha mostrado interés por acercarse a Groenlandia. Otros grandes y tentadores recursos naturales de Groenlandia son sus reservas de hielo y agua pura. Y es precisamente el cambio climático y su deshielo lo que favorece que se puedan hacer exploraciones mineras y que se abran rutas marítimas. También su geografía (es importante), pues está entre el océano Ártico y el Atlántico, que durante la Guerra Fría jugó un papel estratégico por estar cerca de Estados Unidos, Europa y Rusia», detalla el servicio público de radio y televisión del Reino Unido.

También afirmó que Estados Unidos tiene intereses militares, pues en la está está la base Thule, la única instalación que tiene EU en el círculo polar ártico, por lo que sería clave si se desata un conflicto. En esta base, Estados Unidos tiene un detector de misiles balísticos capas de alertar sobre amenazas provenientes de Rusia. Cabe recordar que Rusia y Estados Unidos están fuera del tratado de desarme que pactaron en la Guerra Fría. Este enclave en Groenlandia se torna más estratégico para EU.

De acuerdo con el consulto jefe de Estudios Geológicos de Dinamarca y Groenlandia, Per Kalving, la isla tiene alrededor de 38.5 millones de toneladas de óxido de tierras raras, cantidad nada despreciable si se tiene en cuenta que el resto del mundo concentra 120 millones de toneladas.

Deshielo en Groenlandia

El maestro Javier Riojas explicó que esta isla tiene un impacto fundamental en el clima del mundo. Los glaciares y los casquetes regulan la temperatura de la superficie terrestre porque los rayos del Sol que llegan a esas ‘superficies blancas’ en lugar de quedar atrapadas y generar efecto invernadero, se reflejan y disipan.

Dijo que esto se conocer como efecto albedo, propia de las superficies blancas, en particular las de hielo, para que retengan tanto calor. En la medida en la que se están derritiendo, disminuye el calor que se refleja y por tanto queda atrapado más calor en la superficie terrestre, lo deriva en un incremento de la temperatura.

«El efecto albedo en Groenlandia se está perdiendo. Si continua el derramamiento habrá más calor retenido en la superficie terrestre, ocasionará más alteraciones climáticas. Esto puede tener un efecto en el cambio climático y será un factor que agudice lo que está ocurriendo», expresó el investigador de la IBERO.

Añadió que conforme se derrite el hielo de Groenlandia, queda el que está más abajo, es decir, el más oscuro y se derrite más fácil. «Por eso se prevé que se vaya a acelerar el derretimiento, no sólo porque hay más calor, sino porque el hielo que está más abajo es más susceptible a derretirse, pues es el tono que absorbe más radiación solar y calor. Los colores tienen que ver con la retención o no de calor».

Para el especialista, esta situación se podría mitigar, pero no detener porque ya existen daños como las grandes cantidades de gases de efecto invernadero en la atmósfera. Una medida para atenuar el impacto es reforestando, pero cada vez se plantan menos árboles y se talan más. Otra posibilidad es evitar la contaminación de las aguas marinas en donde están las algas que absorben CO2, pero los mares cada vez están más contaminados.

Foto: Archivo

 

Clic para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Arriba