08/01/2021
Ciencia y tecnología

Los arbovirus que causan el dengue, zika y chikungunya representan un reto importante para la salud pública

En México, 60% del territorio nacional presenta las condiciones ideales para que el mosquito que transporta enfermedades arbovirales se reproduzca.

Los arbovirus (virus transmitidos por artópodos) son todos los virus que se transmiten al ser humano o a otros vertebrados por ciertas especies de artrópodos hematófagos, especialmente insectos (moscas y mosquitos) y arácnidos (garrapatas).

Los arbovirus que causan el dengue, zika y chikungunya representan un reto importante para la salud pública, debido a su potencial para originar epidemias de gran magnitud. En este sentido, los mosquitos pueden ser considerados como una de las principales amenazas para la salud de la población mundial, debido a que son transportadores (vectores) de estos virus.

El dengue es la enfermedad arboviral que presenta el mayor número de infecciones. La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que anualmente se presentan alrededor de 400 millones de infecciones, de estas, 100 millones presentan algún tipo de severidad, los pacientes acuden al hospital y son contabilizados como casos en el sector salud. Los casos severos pueden ocasionar la muerte del paciente, anualmente se reportan 20 mil muertes por dengue a nivel mundial.

De acuerdo con Victoria Pando Robles, investigadora adscrita al Instituto Nacional de Salud Pública, los arbovirus provocan enfermedades graves en los seres humanos. “Hoy no existe una terapia antiviral y los métodos de control de los insectos transmisores no tienen el impacto esperado. La vacunación contra estos agentes infecciosos es una alternativa que en unos casos ha resultado exitosa (vacuna contra el virus de la fiebre amarilla) y que en otros ha enfrentado obstáculos”.

Dijo que las enfermedades arbovirales se reportan principalmente en las regiones tropicales y subtropicales, donde el mosquito vector Aedes aegypti circula en estrecha asociación con la mitad de la población mundial, que se encuentra en constante riesgo de infección. En México, 60% del territorio nacional presenta las condiciones ideales para que el mosquito se reproduzca.

Recordó que a nivel mundial la enfermedad arboviral más importante es el dengue. México ocupa el cuarto lugar por el número de casos que aporta al año. “Los casos de dengue reportados en el 2018 fueron 12 mil 706 en todos los estados. En el 2019 fueron 41 mil, cuatro veces más. A pesar del programa de control de vectores y todas las campañas del sector salud, los casos de dengue están en aumento. Por eso es importante que la gente se acerque a la revista Ciencia, que lleva por título Virus transmitidos por mosquitos”, señaló.

Agregó que en el caso de Morelos, el estado donde radica y desarrolla sus líneas de investigación, en el 2018 los casos de dengue confirmados fueron 98 y en el 2019 fueron mil 420, hubo un aumento de más de 20 veces.

“La gente que vive en la Ciudad de México, por ejemplo, muchas veces piensa que es difícil que se contagie de las enfermedades aquí mencionadas, sin embargo, suelen viajar a Cuernavaca o a Acapulco u otras zonas endémicas. Las enfermedades arbovirales son producidas por los arbovirus de diferentes familias, Bunyaviridae (como el virus Orepuche), Reoviridae (como el virus de la lengua azul), Togaviridae (como el virus chikungunya) y Flaviviridae (como el virus dengue y zika).

Un aspecto muy importante es el ambiente, para que el vector se desarrolle tiene que haber un ambiente adecuado, que tiene que ver con la temperatura, el nivel de lluvia y la limpieza, sobre todo en las zonas endémicas de dengue. En la Ciudad de México ya se ha reportado la presencia del mosco Aedes albopictus, con capacidad de vivir a mayor altitud.

También habló de los ciclos de transmisión (urbano, selvático y rural), y de los factores que están involucrados en la emergencia de los arboviruses: demográficos, la transmisión del virus depende de la densidad poblacional; sociales, los viajes de quienes ingresan a ciclos selváticos, contraen la enfermedad y la llevan a sus casas; ecológicos, que tienen que ver con el cambio climático, el mosquito cada vez está invadiendo nuevos lugares; virales, que tiene que ver con las mutaciones que sufre el virus para adaptarse más al mosquito; vectoriales, tienen que ver con las variables que afectan el desarrollo de los mosquitos y la infección; de salud pública, que tiene que ver con el programa de control vectorial, en el país nos sabemos cómo va a impactar el recorte presupuestal para el desarrollo de dengue y chikungunya en los próximos años.

Recordó que cuando se aborda un problema en salud se tiene que hacer de una manera multidisciplinaria y tratar de alcanzar un enfoque transdisciplinario, esto significa que para entender a los arboviruses se tiene que investigar desde diferentes ópticas, de lo contrario se corre el riesgo de tener una ventana parcial del problema completo.

“Si se hace de manera transdisciplinaria, donde los especialistas de las diferentes áreas nos pongamos a conversar para realmente solucionar el problema, vamos a tener más éxito”.

En la foto de portada: Victoria Pando Robles

Foto: Elizabeth Ruiz/AMC

Clic para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Arriba