06/14/2021
Ciencia y tecnología

Medusas, anémonas y corales poseen moléculas con las que se pueden generar fármacos

el mar constituye una fuente importante de moléculas bioactivas, que antes no eran estudiadas por lo complicado de obtener organismos marinos.

En la Unidad de Química en Sisal, Yucatán, estudian los organismo endémicos de la zona, principalmente venenos de saliva de pulpo, toxinas de anémonas y nutracéuticos, informó Sergio Rodríguez Morales, académico de esa entidad universitaria, quien explicó que al estudiar organismos marinos como potenciales fuentes para desarrollar nuevos fármacos, encontró en medusas, anémonas, corales y parásitos (cnidarios), moléculas (péptidos) con actividades antibacterianas, antihipertensivas, antioxidantes, antiinflamatorias, anticoagulantes, citotóxicas y neurotóxicas, entre otras.

El experto de la UNAM explicó que, el mar constituye una fuente importante de moléculas bioactivas, que antes no eran estudiadas por lo complicado de obtener organismos marinos, “pocas culturas los utilizaban como estrategia para curar enfermedades”.

Además, mencionó que uno de los problemas de trabajar con productos marinos es que gran parte de los extractos tienen sales, así que es necesario hacer ultrafiltraciones para separar por tamaño molecular.

Obtención de péptidos

El universitario detalló que los cnidarios son invertebrados acuáticos depredadores con organismo que poseen organelos con funciones urticantes y adhesivas, denominados cnidocitos. “Para obtener sus péptidos activos debe seguirse un proceso específico: a la fuente de proteínas marinas se le hace un extracto por fraccionamiento con disolventes o por homogenización: se realiza hidrólisis enzimática o fermentación, se consigue el extracto preliminar crudo y luego en extracto peptídico.

Los péptidos en el medio marino se dividen en tres: libres, encontrados en organismos marinos (venenos y toxinas); los generados por hidrólisis enzimática (nutracéuticos), y los obtenidos por fermentación de microorganismos.

A partir del extracto polipéptido se hace una separación mediante técnicas cromatográficas, y mediante resonancia y masas de alta resolución se logra la secuenciación y la estructura tridimensional del péptido bioactivo.

Posteriormente, se lleva a cabo el desarrollo biotecnológico para obtener el péptido; síntesis paralela o síntesis en un sistema heterólogo, y no depredar ni terminar con los recursos marinos y, por último, se genera un fármaco.  

Fotos: UNAM

Clic para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Arriba