06/21/2021
Cultura

Cuitláhuac y Cuauhtémoc en defensa de Tenochtitlán

Durante los 75 días que duró el asedio de Tenochtitlán la población azteca sobrevivió comiendo lagartijas, golondrinas y los más osados consumieron barro

Hacia los últimos días del imperio azteca la ciudad perdería su característica como centro de abastecimiento, de acuerdo con 500 años de conquista y mestizaje culinario. Tras la muerte de Moctezuma, su hermano Cuitláhuac quedaría al frente de la defensa de Tenochtitlán quien la defendería ferozmente y expulsaría de la ciudad a Hernán Cortés y sus tropas en un hecho que sería recordado históricamente como la ‘noche triste’, momento en el cual, Hernán Cortés con sus hombres y aliados tlaxcaltecas huyeron de México Tenochtitlán.

Cuitláhuac después de dirigir el embate contra los españoles, moriría meses después a causa de la epidemia de viruela, dejando a Cuauhtémoc como tlatoani sucesor. Este último emperador fue testigo de la privación de alimento provocada por los españoles para hacer que la Gran Tenochtitlán sucumbiera, así lo relata el proyecto de Fundación Herdez #CronicasDeLaConquistaConFH en su cápsula 4 “Cuitláhuac y Cuauhtémoc en defensa de Tenochtitlán”.

De pronto una de las ciudades hasta entonces mejor abastecida de alimentos, pieles y textiles, fue rodeada por 13 bergantines, los cuales estaban dotados con ballestas, cañones y arcabuces, o fusiles antiguos.  La alimentación de los días del asedio fue escasa, los habitantes de la gran ciudad padecían hambre, bebían agua de salitre ya que no había agua potable, pues Hernán Cortés cortó el suministro de agua proveniente de Chapultepec.

Durante los 75 días que duró el asedio de Tenochtitlán la población azteca sobrevivió comiendo lagartijas, golondrinas y los más osados consumieron barro. Muchos murieron a causa de disentería y el 10% de la población a causa de la viruela. Sin comida, sin agua y con una epidemia de viruela viajando dentro de la ciudad, la gran Tenochtitlán, una isla conectada por canales, se rindió.

500 años de conquista y mestizaje culinario es un proyecto de Fundación Herdez cuyo objetivo es contribuir a la difusión de la riqueza gastronómica mexicana y del #MestizajeCulinario a través de 5 cápsulas de video que se publican el primer jueves de cada mes en sus redes sociales.

Clic para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Arriba