01/21/2022
Cultura

Cueva del Chiquihuite y Sima de las Golondrinas, sitio invaluable para la ciencia mundial

Científicos mexicanos y extranjeros buscan ADN de humanos antiguos en los sedimentos.

Como parte del “Proyecto Arqueológico Cazadores del Pleistoceno en el Altiplano Norte. Diversidad cultural y ambiental en el Pleistoceno Holoceno mexicano”, la cueva del Chiquihuite y la Sima de las Golondrinas, ubicadas en el municipio de Concepción del Oro, Zacatecas, son motivo de estudio y conservación.

El sitio arqueológico no es un lugar abierto al público, porque no cuenta con la infraestructura necesaria para la atención de visitantes, razón por la cual no es posible que personas ajenas a la investigación efectúen visitas al sitio, dado que ello pondría en riesgo los contextos arqueológicos en estudio.

De acuerdo con los resultados de investigaciones científicas, la cueva pudo ser ocupada por personas hace aproximadamente entre 30 mil y 13 mil años, razón que hace a este sitio invaluable para la ciencia mundial que estudia la evolución del ser humano.

El “Proyecto Arqueológico Cazadores del Pleistoceno…”, dirigido por el arqueólogo Ciprian Ardelean, de la Universidad Autónoma de Zacatecas —en el cual participan científicos mexicanos y extranjeros, y cuenta con financiamiento del Conacyt—, se basa en un trabajo minucioso que exige protocolos específicos, de manera que la presencia de personas contaminaría los contextos arqueológicos milenarios. 

Alterar estos contextos, sumamente delicados y solo perceptibles al ojo especializado, significaría poner en riesgo conocimiento muy valioso sobre la prehistoria mundial, en particular sobre las rutas de la migración humana en los tiempos originarios.

Por ello, está prohibida toda visita al público a las cuevas del Chiquihuite y la Sima de las Golondrinas, ubicadas en el municipio de Concepción del Oro, Zacatecas, atendiendo las indicaciones del Consejo de Arqueología y de la Coordinación Nacional de Arqueología.

Entre los objetivos del INAH se encuentran la investigación científica sobre antropología e historia, relacionada, principalmente, con la población del país, y con la conservación y restauración del patrimonio cultural, arqueológico, histórico y paleontológico de México; la protección, conservación, restauración y recuperación de ese patrimonio, así como la difusión de las materias que son de su competencia.

Fotos: Cortesía

Clic para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Arriba