01/21/2022
Columnas

De la estafa maestra a la maestra de la estafa

Copiadura

Por Galio Guerra

En el Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA) nadie es culpable, traidor o corrupto si le es leal al gran gurú. Puede haber acusaciones en su contra, denuncias o filtraciones, pero mientras esa persona esté entre los allegados al señor, nada le pasará.

Así ha ocurrido con las múltiples denuncias contra los hermanos de López y otros que le han jurado lealtad a ciegas.
Empero, aún queda un rayito de esperanza para exhibir a estos sinvergüenzas y precisamente ayer el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) nos dio muestra de ello al confirmar la sanción a MORENA por el esquema de financiamiento con recursos de los trabajadores del ayuntamiento de Texcoco, Estado de México. Sí señor, recursos sustraídos de manera ilegal a los trabajadores y canalizados al partido de don Andrés Manuel. Vaya usté’ a creer.

Pero, ¿cómo así? Se preguntará y es que -mire todo aquel que quiera mirar-, la Sala Superior del TEPJF confirmó, por unanimidad de votos de los presentes, la sanción de 4 millones 529 mil pesos impuesta a MORENA por haber omitido el reporte de ingresos en los años 2014 y 2015, a partir de la utilización (ponga mucha atención aquí) de un esquema de financiamiento paralelo para apoyar sus actividades ordinarias, mediante la retención de un porcentaje del salario de los trabajadores del municipio de Texcoco y del DIF de ese municipio, por un monto acreditado de 2 millones 264 mil 612 pesos.

La denuncia -si mal no recuerdo-, la presentó el PAN contra Delfina Gómez, exalcaldesa de Texcoco y entonces candidata a la gubernatura del Estado de México por, presuntamente, descontar un porcentaje del salario de los trabajadores del Ayuntamiento de Texcoco, entre febrero de 2013 y julio de 2015, para la constitución de MORENA como un partido político nacional y para sus funciones ordinarias, de forma posterior, así como para la campaña a diputada federal de la denunciada durante el proceso 2014-2015.

Un favor, ¿leyó bien? robo de un porcentaje del salario de los trabajadores municipales texcocanos para la ¡constitución de MORENA! y, además, para la campaña a diputada federal de la maestra Delfina Gómez, para su campaña a diputada federal. Sí, lo leyó usted bien.

Lo peor de todo es que -como le platicaba-, la fracasada aspirante al gobierno del Estado de México ha estado recibiendo el pago por los favores recibidos, y luego de su fallida campaña a la gubernatura mexiquense fue premiada como superdelegada en el Estado de México y, posteriormente, como secretaria de Educación Pública.
Vaya, vaya, vaya, se dan cuenta ustedes de la diferencia entre la muy renombrada «estafa maestra» y la «maestra de la estafa». Ninguna, ¿verdad?

Clic para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Arriba