07/03/2022
Cultura

La educación debe orientarse a vitalizar las conexiones cerebrales de infantes

La educación debe pensarse como un fenómeno de integración social y generación de comunidades que robustezcan la vida social, principalmente entre infantes, expresó el doctor José Antonio Paoli Bolio, Profesor Distinguido de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

El investigador del Departamento de Educación y Comunicación de la Unidad Xochimilco –entrevistado a propósito de haber recibido una de las máximas distinciones que confiere esta casa de estudios– enfatizó la necesidad de discutir con los padres de familia cómo afianzar valores, los cuales se contextualizan de maneras muy distintas, aun cuando son centrales en cualquier instancia.

La enseñanza debiera estar orientada a vitalizar las conexiones cerebrales de las y los niños; las formas de integración social; los cursos de escritura, y la aplicación de la matemática, incluso en los cuentos, porque son matematizables y, en general, debe propiciarse que toda didáctica sea lúdica y todo juego sea didáctico, porque “nada se aprende bien si no hay una emoción, sobre todo, un entusiasmo agradable detrás”.

Para lograr esto “hemos propuesto muchas actividades divertidas, entre ellas, unas 280 canciones, pues es importante que se cante”, además de cuentos, bailes y teatro que hablan de distintas formas de cooperación para incentivar el aprendizaje en grupo, de manera que en el aula el diálogo tome un efecto significativo y se creen lazos entre la escuela y la familia.

En encuestas realizadas en 84 primarias de 37 municipios del estado de Chiapas que retomaron estos proyectos, a la pregunta de si ha mejorado la armonía en el hogar a raíz de la aplicación del programa, casi 90 por ciento respondió que sí, por lo que “vamos a reformularlo, con la denominación: Ciencia y felicidad; la intención es que tenga todos los elementos para impulsar una gran reforma educativa en el país”.

El investigador, destacado por su trabajo en la práctica y la producción de materiales desde la perspectiva de los valores y la justicia social, se pronunció en favor de que en la Universidad se planteen estas iniciativas, empezando con una serie de cursos para docentes sobre estos temas, “porque los hemos dado a muchos profesores”.

La UAM ha publicado La pedagogía y el mutuo aprecio, y Comunidad educativa y equidad, este último junto con la Cámara de Diputados. La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) y la Secretaría de Educación Pública (SEP) editaron Creando equidad, una metodología de diálogo entre familia y escuela, porque “se requiere crear comunidad entre padres, hermanos y abuelitas”.

El doctor Paoli Bolio, quien participa en los programas de investigación Infancia y el Interdisciplinario de Desarrollo Humano en Chiapas de la UAM, imparte sus conocimientos en la zona de Las Cañadas de Chiapas, a alumnas y alumnos de agronomía, biología y medicina.

El nombramiento de Profesor Distinguido de la Casa abierta al tiempo representa un honor muy grande, porque es un estímulo de una Universidad que a los docentes “nos da mucho: una remuneración económica excelente y la posibilidad de discutir problemáticas e insertarnos fuera de ella en procesos sociales, con resultados específicos que se enlazan a los académicos”.

La Institución ofrece también la oportunidad de generar, no sólo conciencia sino inteligencia colectiva, es decir, “una sinergia que uno jamás hubiera podido desarrollar fuera” y la cual ocurre cuando la comunidad se llena de estímulos, conocimientos, perspectivas y ángulos diferentes que se integran a la personalidad para poder hacer una vida social más rica; “la UAM ha sido abundante y generosa en este sentido”, puntualizó.

Arriba