07/03/2022
México

“Hoy nos toca sufrir lo que miles de familias han padecido por la violencia»: Padre Luis Gerardo Moro

Los sacerdotes jesuitas estaban en el templo de la localidad de Cerocahui, Chihuahua, y sus cuerpos fueron sustraídos del recinto por personas armadas.

El Padre Luis Gerardo Moro Madrid, S. J., provincial de la Compañía de Jesús en México, dijo que hoy la violencia cobró la vida de los jesuitas Javier Campos Morales y Joaquín César Mora Salazar, pero no podemos “olvidar a las miles de hermanas y hermanos que están padeciendo esto, las miles de familias que están sufriendo lo que hoy nos toca a nosotros, como orden religiosa, también sufrir”.

De acuerdo con un comunicado difundido por la Provincia Mexicana de la Compañía de Jesús, este lunes fueron asesinados los sacerdotes jesuitas Javier Campos Morales y Joaquín César Mora Salazar, quienes estaban en el templo de la localidad de Cerocahui, Chihuahua, y cuyos cuerpos fueron sustraídos del recinto por personas armadas.

Según versiones de la prensa, un civil entró a la iglesia para resguardarse, pero fue alcanzado por sus victimarios, quienes lo mataron. Fue entonces que Javier Campos y Joaquín Mora salieron a ver qué pasaba, por lo que también fueron asesinados.

En entrevista con Mario Campos, en Radar 909, el líder de los jesuitas en nuestro país señaló que con la muerte de los dos sacerdotes jesuitas, de alguna manera “queremos llamar la atención de toda la sociedad mexicana, del gobierno federal, del gobierno estatal, de que tenemos que hacer algo para erradicar la violencia, esta cultura del odio, de la fragmentación que más que unirnos nos divide”.

Expresó que desde el lunes, una vez que tuvieron conocimiento de los hechos se comunicaron con el secretario de Gobernación, Adán Augusto López, y con el gobierno del estado de Chihuahua, para condenar “este hecho violento, exigiendo justicia y sobre todo la recuperación de los cuerpos de nuestros hermanos, que fueron sustraídos del templo por personas armadas”.

Moro Madrid agregó que también exigió que se adoptaran las medidas de protección para salvaguardar la vida de “nuestros hermanos jesuitas que aún permanecen en Cerocahui, de las religiosas, y también de los laicos y laicas, así como de la comunidad”.

Las autoridades, dijo, han estado en constante comunicación con la Provincia y están en el proceso de averiguación del triple asesinato, por lo que todavía no hay información concreta. Expresó que desde el lunes, un convoy de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y de la Guardia Nacional se dirigieron a ese poblado chihuahuense para establecer medidas de seguridad.

El Padre Luis Gerardo Moro recordó que el trabajo de la Compañía de Jesús en la Sierra Tarahumara data de muchos siglos, casi desde que la orden llegó a la Nueva España. Comentó que la labor se realiza a través de tres parroquias en las comunidades de Carichí, Cerocahui y Guaguachique, en donde alrededor de 14 jesuitas (incluidos los asesinados) laboran en favor de los habitantes de la zona.

Expresó que el padre Javier Campos, el Gallo, llevaba más de 20 años asentado en la Tarahumara y junto con Joaquín César Mora “eran dos hombres que vivieron su vocación, su entrega a Dios radicalmente. Nos quedaba claro que ellos querían vivir y morir en la Tarahumara con los indígenas; jamás se les ocurrió cambiar o mudarse a otro lado. Ellos tenían muy clara esta vocación a la que fueron llamados”, concluyó.

En la foto: Sacerdotes Javier Campos Morales y Joaquín César Mora Salazar

Foto: Archivo

Clic para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Arriba