09/29/2022
Salud y nutrición

Esperanza de recuperación tras accidente cerebrovascular, la estimulación transcraneal con corriente continua

Después de haber sufrido un accidente cerebrovascular, la estimulación eléctrica leve del cerebro es segura y factible en los primeros días.

México es el país número 1 en decesos por infarto cerebral entre las naciones miembro de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). 

Al año se registran aproximadamente cerca de 170 mil infartos cerebrales. Más de la mitad de quienes sobreviven al infarto cerebral, quedan con alguna discapacidad y un tercio de ellos precisa ayuda de cuidadores para realizar sus actividades diarias.

Después de haber sufrido un accidente cerebrovascular, la estimulación eléctrica leve del cerebro es segura y factible en los primeros días, de acuerdo con un ensayo clínico dirigido por investigadores del Hospital Houston Methodist.

El ensayo, cuyos resultados se dieron en la reunión de la Academia Estadounidense de Neurología (AAN), representa uno de los primeros intentos de utilizar la estimulación transcraneal con corriente continua (tDCS por sus siglas en inglés) la cual ha sido poco estudiada, pero crucial en la fase temprana, después de un accidente cerebrovascular, cuando la recuperación suele ser la más rápida.

“Queremos averiguar si hay ventajas en la intervención con tDCS cuando suceden más cosas neurofisiológicas con el paciente”, explicó la doctora Timea Hodics, neuróloga del Hospital Houston Methodist y primera autora del estudio. “¿Puede la tDCS ser más efectiva cuando se aplica en una fase temprana, donde realmente se están produciendo muchos de los cambios plásticos?”

La investigación anterior de tDCS en pacientes con accidentes cerebrovasculares se centró en el uso de la tecnología en el período posterior a la estabilización del paciente y la cronicidad de los síntomas. Sin embargo, ha habido un mayor interés en la ventana de tiempo temprana.

Beneficios particulares de tDCS

La doctora Hodics, quien presentó los hallazgos del nuevo ensayo en la AAN, elogia la tecnología porque no es invasiva, es económica, portátil y fácil de configurar y usar.

El ensayo, que analizó la recuperación motora de la extremidad superior, no fue lo suficientemente grande como para concluir si la estimulación transcraneal con corriente continua mejora dicha función. Los participantes que recibieron el tratamiento real mejoraron significativamente después del tratamiento, pero también lo hicieron los que recibieron la terapia simulada.

Mejorar la recuperación de un paciente que haya sufrido un accidente cerebrovascular más allá de lo que se puede lograr con el tratamiento de rehabilitación estándar sería un gran avance. La quinta causa de muerte en Estados Unidos es el accidente cerebrovascular y también es una de las principales causas de discapacidad grave a largo plazo, principalmente por parálisis y dificultades de control motor. Se sabe que el accidente cerebrovascular reduce la movilidad en más de la mitad de los sobrevivientes de accidentes cerebrovasculares mayores de 65 años.

Los accidentes cerebrovasculares ocurren cuando un vaso sanguíneo que transporta oxígeno y nutrientes al cerebro es bloqueado por un coágulo o estalla. El flujo de sangre deficiente provoca la muerte celular.

La investigación neurológica con tDCS ha existido durante décadas, pero captó un mayor interés en entre 1990 y 2000 luego de la publicación de algunos estudios prometedores por parte de investigadores europeos. Actualmente el interés ha crecido y, según la doctora Hodics, es un reflejo de su “naturaleza extremadamente prometedora y no invasiva”.

Un pequeño estudio en 2010 encontró que la tDCS mejoró las habilidades motoras de los pacientes con accidente cerebrovascular tres veces en comparación con aquellos que recibieron una forma de estimulación con placebo y la misma cantidad de terapia física y ocupacional.

A continuación: ensayo más grande e individualizado

El siguiente paso para la doctora Hodics es un estudio de seguimiento más grande, completo con un protocolo individualizado para los participantes. 

“Creo que, en este punto, lo más informativo es comprender mejor qué hace que la intervención sea exitosa en un paciente en particular. Pero no se puede subestimar el potencial de una forma tan benigna de intervención en pacientes que necesitan urgentemente algo además del tratamiento de rehabilitación estándar”, concluyó

Estimulación transcraneal con corriente continua, esperanza de recuperación tras un accidente cerebrovascular (ACV)

En el siguiente comunicado, expertos del Hospital Houston Methodist nos explican que la estimulación eléctrica leve en el cerebro es segura y factible después de los primeros días de un accidente cerebrovascular.

Foto: Flow

Arriba